Nueva York en Navidad

Cuando sacamos los billetes para visitar Nueva York en Diciembre, lo primero que se nos vino a la cabeza fue a Macaulay Culkin correteando por las calles nevadas y navideñas de “Solo en Casa 2”.

Ahora bien, ¿es tan espectacular como lo pintan?

Pues sinceramente… no.

Vamos a ver, cierto es que hay adornos repartidos por toda la ciudad; puestos navideños; escaparates muy decorados que son una delicia para los ojos; o las pistas de patinaje. No obstante, ciudades europeas y sobre todo sus pequeños pueblecitos, como por ejemplo los de Alemania, ofrecen un ambiente mucho más navideño.

Ya tuve la oportunidad de visitarla hace unos años en Octubre, y prácticamente es el mismo ambiente.

Vaya hombre, ya ha fastidiado el espíritu navideño…

No, tampoco seamos pesimistas, Nueva York en Navidad es una pasada, al igual que en primavera, verano, otoño o cualquier otra estación que te puedas inventar. Esta ciudad no necesita adornarse para ser lo que es: ¡una locura!

Así pues y yendo al grano, os enumeraré varios puntos navideños que te encontrarás cuando visites la “Gran Manzana“.

Rockefeller Center

¡Aaaamigo, un clásico de la Navidad!

Si durante el resto del año es de obligada visita, en Navidad, no digamos.

Hablamos de su pista de patinaje y por supuesto, el árbol, que con su encendido, siempre el Miércoles siguiente al día de Acción de Gracias, da el oficial pistoletazo de salida de la Navidad.

The Rink at Rockefeller Center (nombre oficial de la pista) y el árbol, están encajonados en una pequeña plaza que hay en medio del complejo comercial que conforman varios edificios. Aprovecha la visita para darte una vuelta por el laberíntico complejo y sus infinitas tiendas.

El árbol se mantiene instalado hasta el 7 de Enero, pero en cambio la pista dura mucho más, estando instalada desde Octubre hasta Abril.

El precio de la pista varía en función de la época (más cara cuanto más cerca esté de la Navidad), aunque aproximadamente son unos 40 €, alquiler de patines ya incluido. Si ya tienes patines (que lo dudo) te ahorrarás los 12 € del alquiler.

Patines o no, prepárate para intentar hacerte un hueco, ya que miles de turistas tendrán el mismo plan que tú.

Radio City Music Hall

Este teatro, que también forma parte del Rockefeller Center, es otro clásico de las postales navideñas neoyorquinas.

Considerado como el teatro más importante de Estados Unidos, es en estas fechas cuando podrás acudir a su espectáculo más conocido: el Radio City Christmas Spectacular.

En esta función, que se viene representando desde el año 1933, los 36 miembros del equipo de danza Rockettes dan el show navideño más famoso del planeta. Si no te quieres quedar sin verlo, lo suyo es que reserves con mucha antelación, aunque eso sí, prepara la cartera.

xmas1w
Fuente: BroadwayBox.com
Nosotros no pudimos verlo, ya que gastamos los ahorrillos en el musical del Cirque du Soleil que hay en Broadway.

5ª Avenida

Muy cerca de Rockefeller Center, encontrarás la quintaesencia del consumismo disfrazada de Navidad con sus tiendas y escaparates que dan hasta miedo de mirarlos, siendo algunos realmente preciosos.

Cada año, estás tiendas pelean por conseguir el escaparate que más llame la atención, como por ejemplo el Sacks Fith Avenue y sus espectáculo de luces.

Además, hay algunas tiendas dedicadas exclusivamente a adornos navideños, eso sí, ¡¡muy caros!!

De esto ya hablaremos en otro post, ya que Nueva York me ha parecido carísimo, cuando en 2008, todo era una ganga. 😞

Bryant Park

Es el otro rincón navideño por antonomasia y al igual que el Rockefeller Center, tiene pista de hielo y árbol, además  de unos preciosos puestecillos de artesanía, en el llamado Winter Village.

Sin duda, es mucho más tranquilo que el Rockefeller Center e incluso menos turístico y auténtico. Además su ubicación en medio de espectaculares rascacielos, te dejarán boquiabierto.

Si quieres patinar en Nueva York, esta pista será la más barata, ya que es gratuita siempre y cuando lleves tus patines. Como seguramente no los tendrás, podrás alquilarlo por unos 20€. Así que menos gente, pista más grande y por supuesto, más batata.

¡A patinar!

Central Park

En una visita a Nueva York por Navidad, Central Park no podía quedarse fuera y si coincides con algún temporal de nieve, tendrás la típica postal de esta época.

Si en cambio, os pasa como a nosotros, tendrás un Central Park “pelao”, con árboles sin apenas hojas luciendo menos con respecto a otras épocas del año. Pero aún así, es igual de espectacular y cómo no, tienes sus atractivos navideños.

Por un lado, en la entrada de Columbus Circle, encontrarás un pequeño mercado navideño, el Columbus Circle Holiday Market, en el que encontrarás de todo un poco: adornos navideños, artículos de decoración y puestos de comida.

Por otro lado, no hay que olvidar su pista de hielo, el Wollman Rink in Central Park.

¿Pero sabéis qué?, no vimos la pista. Ya sabéis, el parque es muy grande y uno empieza a andar y andar; y cómo entramos justo por el lado contrario, nos quedamos sin verla…

Pero no pasa nada, os pongo esta foto de Internet con su respectiva fuente y listo. 🙂

wollman-l
Fuente: http://www.centralparknyc.org

Dyker Heights

Si realmente quieres experimentar la auténtica pasión navideña de los americanos, tendrás que ir bastante lejos de Manhattan: a Dyker Heights.

¡Esto sí que es ambiente navideño!

Es un clásico de nuestros telediarios, en el que todos los años salen demostrando al mundo que a los americanos “se les va la olla”. 🙂

Hay varias formas para llegar:

    • Tour: es una opción recomendable, ya que te llevará directo, tardarás poco tiempo y no pasarás frío. Lo malo es que son caros, unos $ 70 por persona, además de no ir a tu aire.
    • Taxi o Uber: mmm lo descartamos, ¿no?
    • Por tu cuenta: ¿adivináis?, así lo hicimos nosotros. Arreando metro, coges la línea D dirección Brooklyn y bájate en la parada 79 St, donde está marcado en el mapa. Una vez que llegas a la 79th St, dirígete hacia la calle 82 con la 13ª avenida. Son unos 15-20 minutos de paseo, por calles tranquilas, hasta que de pronto llegas al paraíso navideño. Las casas están en el cuadrante comprendido entre las calles 86-82 y 13-11 avenida. Y todo por el módico precio de un billete sencillo de metro. ¡Esto si que es barato!

20161220_222913000_ios

¿Merece la pena?

Mucho, por lo menos a nosotros, ¡vamos que nos encantó!

Realmente, hay algunas casas a los que se les ha ido de las manos, cómo este.

Papás Noeles,

soldaditos de plomo,

renos motorizados,

música navideña, carteles y todo lo que puedas imaginar, lo encontrarás en los jardines y fachadas de unas casas ya de por sí espectaculares.

Consejo fotográfico: si tienes una réflex y un objetivo luminoso, como por ejemplo un 50mm, te vas a divertir mucho con los bokehs.

¿Qué no sabes cómo se hace?

Lo primero es abrir lo máximo posible el diafragma, o lo que es lo mismo, un “f” lo más pequeño que puedas.

Luego hay dos formas para sacarlo, enfocando a algo

o cómo me gusta a mí, enfoque manual, apunta a las luces y desenfoca la imagen.

¡Voilà!, barra libre de bokehs. 😂

Por cierto, no hace falta decir que hay que abrigarse, ¿no?

¡Madre mía que frío hacía!

Times Square

Para terminar, otro clásico navideño que atrae a cientos de miles de turistas para despedir el año de la forma más peliculera posible en Times Square.

Tengo que resaltar que este rincón apenas, por no decir nada, está decorado de Navidad, pero se lo guarda todo para ser el protagonista en el momento más clave del año.

¿Cuantas veces habremos dicho?: “Un día pasaré fin de año en Nueva York“.

Sí, tiene que ser un pasada, aunque hay que tener en cuenta varios factores, como el frío, la larga espera (tendrás que ir horas antes), los controles de seguridad, el agobio y seguro que alguna pega más. Pero oye, contarle a tus nietos que has vivido fin de año allí no tiene precio (si no te congelas, claro).

En cuanto al espectáculo, llamado New Year’s Eve, creo que no hace falta decir en que consiste, para ello tenemos las miles de películas con la escena de la bola bajando durante los últimos 60 segundos del año.

Como es complicado que coincidas con fin de año, puedes estar presente en la ceremonia, bueno más bien tu deseo, ya que a través de la siguiente página web www.timessquarenyc.org, puedes pedir tu deseo virtual. Ellos se encargarán de imprimirlo y que forme parte del confetti que lloverá sobre toda la multitud que se congregará en la zona.

¡Nosotros ya lo hemos hecho! 🙂

Pues aquí terminamos nuestro recorrido navideño por la gran manzana. Hay que ser consciente que sólo estuvimos 5 días y obviamente no pudimos descubrir todos los rincones relacionados con la Navidad. Pero la gracia de viajar, es que tú, viajer@, descubras por tu cuenta los rincones más navideños.

¡Seguro que hay muchos más!

Sin más demora, ¡os deseamos una muy Feliz Navidad y un próspero Año Nuevo!

2 Comments

Add yours →

  1. Arghhh! La envidia se ha cargado todo mi espíritu navideño. Je je.
    Precioso viaje. Uno de los que tengo pendientes.
    Saludos y Feliz Navidad.

    Le gusta a 1 persona

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: