10 cosas que hacer en Utrecht en un día

Utrecht es la cuarta ciudad de los Países Bajos y cumple con el perfil de típica ciudad holandesa.

De hecho, Utrecht es famosa por tener más bicicletas que habitantes y es que mires por donde mires, siempre estarán presentes siendo una de las ciudades más bike-friendly de Europa.

Pero Utrecht es mucho más que una ciudad de bicicletas.

Su centro histórico es precioso, con edificios pintorescos, tranquilas calles peatonales y unos canales que para muchos son de los más bonitos de Holanda.

Y por si fuera poco, también es una ciudad con mucha vida, gracias sobre todo a su importante universidad.

Una ciudad, que aunque esté a la sombra de Ámsterdam, no tiene nada que envidiarle y es sin duda mucho más auténtica.

Así pues, os contamos 10 cosas que hacer en un día en esta vibrante ciudad:

1. Perderse por sus calles

Pasear sin rumbo por el centro histórico de Utrecht es una delicia y posiblemente lo mejor que se puede hacer en esta coqueta ciudad.

Callejuelas escondidas, negocios con muchos años y preciosos edificios históricos se reparten a lo largo de todo el casco antiguo.

Pasea tranquilamente por sus calles, de canal en canal y dejándote llevar por el embrujo de la que dicen que es la ciudad más bonita del país.

De verdad, es un centro histórico precioso.

Reserva este free tour para conocer, de la mano de un guía y de forma cómoda y sencilla, algunos de los lugares más emblemáticos de Utrecht.

2. Visitar la Torre Dom, Domplein y la Catedral de San Martin

Aunque sean tres atracciones diferentes, todas forman parte de lo que antiguamente era la Catedral de Utrecht.

En el 1647, un terrible temporal azotó la ciudad destruyendo la nave central de la catedral. Las ruinas se quedaron allí durante 150 años hasta que decidieron limpiar la zona para crear la plaza más importante de la ciudad: Domplein.

Es así como la torre quedó separada del resto del templo.

Hoy día podemos ver en el suelo de la plaza el contorno del edificio original de la catedral.

La Torre Dom (Domtoren), con sus 112 metros de altura, es la más alta de Holanda y es sin duda, el monumento más importante de la ciudad. Al ser visible desde cualquier punto, será tu referencia cuando te encuentres perdido por las calles del casco antiguo.

Cómo no, se puede subir hasta su parte más alta, desde donde contemplarás las mejores vistas de la ciudad y en el que en días claros, incluso podrás divisar las ciudades de Róterdam y Ámsterdam. Eso sí, tendrás que subir 465 escalones que pondrán a prueba tu forma física.

Lamentablemente, están restaurando la torre y durante unos años solo verás andamios.

¡Tenemos la excusa perfecta para volver!.

Por último, tenemos la Catedral de San Martín (Domkerk), la otra parte de la catedral que se salvó tras la tormenta.

El templo, de estilo gótico francés, conserva los frescos del siglo XV y un precioso patio medieval que bien merece una visita.

💶 Precio (Torre Dom):

  • Adultos: 10 €
  • Niños (4 – 11 años): 5 €

🕓 Horario:

  • 10:00 a 17:00

ℹ️ Información:

www.visit-utrecht.com

3. Olfatear en el colorido mercado de las flores

Si tu visita coincide en sábado, deberás acercarte a la plaza Janskerkhof, donde se instala el Bloemenmarkt, el mercado de flores más grande de la ciudad.

Un espectáculo para la vista y el olfato.

Aquí encontrarás todas las plantas posibles entre ellas, cómo no, los tulipanes, que para eso estamos en Holanda, ¿no?.

Verás a la gente local comprando ramos para algún evento, plantas para su jardín o simplemente flores para regalarlas a la pareja.

A nosotros nos encantó esta visita.

4. Curiosear en el Mercadillo de Vredenburg

El mercadillo de Vredenburg, que se instala todos los Miércoles, Viernes y Sábados, es el más famoso de la ciudad y algo que no deberías perderte en tu visita a Utrecht.

En él encontrarás puestos de comida, ropa, calzados y productos de higiene personal, vamos como los típicos mercadillos de tu barrio pero nuestro interés estaba sobre todo en la parte de la alimentación, en busca de los productos más típicos de la gastronomía holandesa.

Aquí encontrarás de todo: puestos de embutidos, frutas, panes, verduras, pescados, …

Lo que no pueden faltar son los puestos de quesos y literalmente, babearás frente al mostrador.

Ni imanes ni postales, ¡el mejor recuerdo que te puedes llevar de Utrecht es una buena cuña de queso!.

Otro clásico es el puesto de bocadillos de arenques, sin duda unos de los platos más típicos de la gastronomía holandesa. De hecho, estos puestos suelen estar decorados con la bandera holandesa.

El bocadillo en sí es muy simple: plan blandito (tipo perrito), arenque crudo y un poco de cebolla y pepinillo.

¿Serías capaz de probarlo?

Por último, deberás endulzarte con un buen stroopwafel, la típica galleta con melaza.

De verdad, a uno se le abre mucho el apetito en este lugar. 🙂

5. Comer en el inusual Café Olivier

¿Por qué inusual?

Porque literalmente es un restaurante instalado en el interior de una antigua iglesia clandestina.

Se trata de la iglesia Sta. Maria Mirror Kerk, construida como tantas otras en el interior de edificios con fachadas de casas normales. Esto era bastante común en el siglo XVI, durante la reforma protestante.

Así pues, lo último que te esperas al entrar al restaurante es encontrarte con esto.

En su interior aún se conservan el altar, algunas figuras e imágenes, el órgano y las bóvedas del techo.

En lo que se refiere al restaurante en sí, pues poco malo decir: buen servicio, buena comida y sobre todo, buena cerveza (belga).

Sin duda, una de las experiencias mas molonas durante nuestra visita a Utrecht.

📍 Dirección:

Achter Clarenburg 6ª

ℹ️ Información:

www.cafe-olivier.be

6. Reposar la comida en algunos de sus parques

Toda la zona oriental que bordea el centro histórico es un cinturón verde repleto de vegetación siendo el mejor lugar para relajarse, sobre todo en los días soleados.

Aquí es donde está el Lepelenburg, el parque más famoso de la ciudad y el lugar donde los estudiantes se echan sus buenas sobadas.

Antiguamente, esta zona era unos de los elementos defensivos de la ciudad pero poco a poco se fue dejando para su uso recreativo con sus sillas blancas, sus columpios y un amplio césped para hacer un buen picnic.

Un lugar muy recomendable.

7. Coger fuerzas tomando un buen café

Una vez comidos y ya relajados del parque, qué mejor que espabilarse con un buen café.

En Utrecht, ciudad universitaria, hay unos cuantos y algunos muy buenos.

Con total desconocimiento, nos metimos en Blackbird Coffee & Vintage y la verdad, es que nos encantó.

Con una atmósfera muy auténtica y una decoración muy antigua, nos tomamos un café que estaba delicioso.

Obligado en días lluviosos. 🙂

8. Contemplar sus singulares canales

Posiblemente, lo más característico de Utrecht son sus canales, considerados por muchos como los más bonitos del país.

No voy a ser yo quien diga cuáles son los mejores si los de Utrecht o Ámsterdam porque la verdad, no tienen nada que ver.

Los canales de Utrecht, a diferencia de los de Ámsterdam, tienen los sótanos a nivel del agua, algo que facilitaba antiguamente la carga y descarga de materiales a las casas.

Hoy día estos sótanos se han transformados en cafeterías y restaurantes, convirtiendo el canal en una larguísima terraza llena de vida y buen ambiente.

Oudegracht (canal antiguo) y el Nieuwegracht (canal nuevo) son sus dos principales canales, con frondosos árboles y pintorescos puentes que crean la postal más famosa de la ciudad.

Los dos cruzan de arriba a abajo todo el centro histórico así que estarán muy presentes durante toda tu visita.

Te recomendamos que contratéis un paseo en barco o si te atreves, alquilar un kayak y remar por todo el centro histórico.

¡Verás la ciudad desde otra perspectiva!

9. Alquilar un bicicleta

Como dijimos al principio, Utrecht es una de las ciudades más bike-friendly de Europa, con más bicicletas que habitantes. De hecho, el dato oficial es de una media de 1,8 bicicletas por habitante.

Lo de las bicicletas aquí es único, ¡están por todas partes!

Así pues, ¿por qué no unirse a ellos?

Podrás alquilar una bicicleta en los muchos negocios que hay repartidos por toda la ciudad.

Una vez con ella, podrás moverte como un utrechtense más.

10. Y en definitiva, disfrutar de su buen ambiente

Porque ser la ciudad que tiene la universidad más grande de todos los Países Bajos es sinónimo de buen ambiente y vida, mucha vida.

Y en efecto, así es.

Los 30.000 alumnos de esta prestigiosa universidad hacen vida en esta pequeña ciudad llenando las terrazas, los cafés y locales.

Pero no solo son sus universitarios, el resto de población también desprende buen rollo, algo que verás en cualquier rincón.

La verdad, es que me sentí muy a gusto en esta ciudad.

Os animo que conozcáis y ojalá os guste tanto como a mi.

Patrocinio del viaje

Este viaje fue posible gracias a Minube y la aerolínea KLM con motivo de la celebración del centenario de esta histórica compañía.

Junto a Eva de www.organizotuviaje.com y Jorge de www.donviajon.com,  fui unos de los 3 embajadores de la compañía, participando en un intenso #minubetrip que nos llevó a Róterdam y Utrecht.

Los destinos no fueron por casualidad.

KLM, compañía holandesa, tenía que celebrar su centenario en su país de origen y para ello eligió dos ciudades que representan perfectamente su filosofía. Por un lado Utrecht, una ciudad histórica, como la compañía y por otro lado, Róterdam una ciudad moderna y sostenible, justo hacia donde mira ahora KLM.

De hecho, KLM es una de las compañías más comprometidas con el medio ambiente con varias políticas de sostenibilidad que son dignas de aplaudir.

Una de ellas es reducir la huella ecológica de sus vuelos plantando un árbol por cada billete. También han implementado medidas en sus procesos diarios como por ejemplo, un sistema especial de lavado de aviones que permite el ahorro de 8 millones de litros de agua al año; el uso de biocombustible en algunas de sus rutas; o el reciclaje de todos los residuos generados durante los vuelos.

Hay muchas más medidas que os animo a conocer en www.klmvuelasostenible.com.

En cuanto a la experiencia del vuelo, nada malo os puedo contar la verdad. Todo lo contrario: snacks a bordo en Economy Class , puntualidad, buen servicio, limpieza, …

¡Así da gusto volar!

Ha sido un placer formar parte de este proyecto.

¡Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close