Excursión por libre de 1 día a Ninh Binh (Tam Coc)

A la hora de programar una ruta por Vietnam, la provincia de Ninh Binh suele quedar en un segundo plano, algo normal habiendo rincones tan espectaculares como Hoi An, Sapa o Halong Bay entre otros.

No obstante, os recomendamos que reservéis en vuestro itinerario al menos un día para conocer esta región ya que como veréis a continuación, guarda muchas sorpresas. Además, Ninh Binh es la perfecta excursión de un día desde Hanoi, gracias a su relativa cercanía (90 km) y a las excelentes conexiones de transporte.

En ella, podrás descubrir unos de los paisajes más icónicos de Vietnam: las suaves montañas de piedra caliza, conocidas como kársticas y que ha hecho ganarse con todo derecho el sobrenombre de “Halong Bay en la tierra”.

Muchas cosas hay por hacer y descubrir  en Ninh Binh como visitar pagodas, adentrarse en pequeñas villas en las que viven algunas etnias, hacer senderismo y mucho más. Lo único malo es que teniendo solo un día tuvimos que decantarnos por lo más imprescindible y de obligada visita.

La duda era si hacerlo a través de una excursión contratada desde Hanoi (junto a la excursión de Halong Bay, es la que más se ofertan en las agencias de viajes) o hacerlo por libre. Barajamos las opciones y decidimos, por qué no, hacerlo por libre que es como realmente nos gusta viajar.

No obstante, si tu idea es ir con una excursión organizada, tienes varias opciones:

  • Reservar online: os proponemos esta excursión a Hoa Lu y Tam Coc con transporte y entradas incluidas. Tenéis más opciones aquí.
  • Hablar con tu hotel de Hanoi: casi todos los hoteles de Vietnam funcionan también como agencias de viajes y suelen tener ofertas muy interesantes. Nosotros contratamos de esta forma la excursión a Halong Bay y la verdad es que fue de maravilla.
  • Contratándolo directamente en Vietnam: seguramente esta será la opción más barata ya que podrás comparar y regatear. Lo malo es que perderás tiempo, algo que en un viaje de 2 semanas, como el nuestro, es oro.

Dicho esto, os contamos todo lo que hicimos durante nuestra excursión por libre a Ninh Binh.

¿Cómo llegar a Ninh Binh por libre?

Si descartamos coche con conductor o el disponer de moto alquiler durante todo el viaje, tenemos dos buenas opciones para llegar a Ninh Binh: autobús y tren.

Ambos tardan más o menos lo mismo (2 h y media) y el precio ronda los 5€ por trayecto (el tren es posible que sea incluso más barato según la clase que se elija).

Nosotros nos decantamos por el tren ya que nos enamora viajar de esta forma. Además, el tren en Vietnam funciona bastante bien, siendo cada vez más puntuales y con un traqueteo del trayecto mucho más suave que el del bus.

Para encontrar toda la información sobre el transporte recomendamos Baolau, una web desde la cual podrás comparar todas las posibilidades, precios, horarios y resto de información de cualquier trayecto en Vietnam y de otros paises del Sudeste Asiático. La web es muy sencilla e intuitiva pudiendo además, reservar y pagar en el mismo momento.

Aquí podéis consultar todas las opciones de la ruta Hanoi – Ninh Binh.

Si la compañía lo permite (casi todas), podrás obtener los billetes electrónicos por correo electrónico aunque cobrándote una comisión de 40.000 VND (1,5€) por cada billete.

La utilizamos tanto para el transporte a Ninh Binh como para los trenes nocturnos de Sapa (ambos trayectos con Vietnam Railways). Importante conocer las distintas clases de trenes, donde los hay SE (los mejores y rápidos) y los TN (lentos y viejos). Además, hay 4 clases de asientos: asiento duro, asiento blando, litera dura y litera blanda.

Para la ida, cogimos el primer tren del día en asiento duro, ya que queríamos ver el ambiente más local y ya a la vuelta, en el último tren del día, en asiento blando:

  • Hanoi – Ninh Binh ⇒ 06:00 / SE / Asiento Duro: 60.000 VND (2,5 €)
  • Ninh Binh – Hanoi ⇒ 17:27 / SE / Asiento Blando: 98.000 VND (4 €)

Ojo, esto no es publicidad y no nos llevamos ninguna comisión pero si fue útil para nosotros, queremos que también lo sea para vosotros. 😉

¿Cómo moverse por Ninh Binh?

En Ninh Binh son varias las atracciones que hay por ver, pero lo malo es que casi todas están a las afueras de la ciudad y separadas por varios kilómetros entre ellas. Además, no hay que digamos un transporte público que te lleve de un lado para otro.

Con todo esto, lo mejor es alquilar una bicicleta o moto.

¿Por cuál nos decantamos?

¡La moto!

Hay que decir que mi experiencia con moto era prácticamente nula, con un balance de varias veces de uso y una caída., así que yo no quería alquilarla y menos en Vietnam, el país más caótico con las motos, ¿estamos locos?. 😦

Pero Lorena, que pocas ganas tenía de ir en bicicleta bajo un sol de justicia, insistió en que la alquiláramos. Al final me animé y tengo que reconocer que fue unas de las partes más divertidas del viaje.

¡No paramos de dar vueltas!.

Ojo, para conducir moto en Vietnam es necesario tener el permiso internacional de conducción (IDP) algo que nosotros no teníamos, así que nos jugamos la multa. No obstante, hemos leído que la policía no suele pedirlo a los extranjeros y de hecho no tuvimos ningún problema. Pero ya sabéis, consultad antes de hacer el viaje.

Eso sí, para alquilar la moto no tendrás problema ya que se alquilan en todos lados y los precios son más o menos parecidos (unos 5€ al día). Nosotros fuimos a una especie de hotel/restaurante que hay justo enfrente de la estación y no nos pidieron ningún tipo de documentación. Desayunamos allí una rica tortilla vietnamita, pagamos y nos fuimos con nuestra motillo. 🙂

Así de sencillo.

¡A recorrer Ninh Binh!.

Tam Coc

Ya motorizados es hora de recorrer la zona empezando por el plato fuerte: el paseo en barca por Tam Coc.

Si bien nos gusta dejar lo mejor para el final, no nos queríamos jugar el perdernos la visita más famosa de Ninh Binh.

Las rutas salen desde el embarcadero Van Lam donde encontrarás cientos y cientos de barcas llamadas sampanIntentad id lo más temprano posible ya que todo el mundo viene a subirse a esos botes y las colas pueden ser muuuuuy largas.

Los precios son 120.000 VND por persona y 150.000 VND por la barca y están marcados, así que son fijos. Si sois 2 personas, serían 390.000 VND (aprox. 15 €), algo que a nuestro parecer es un poco caro. No obstante, el recorrido bien merece la pena.

Como dijimos al principio, se le conoce como el Halong Bay en la tierra” gracias a los espectaculares afloramientos de piedra caliza bastante similares a los de Halong Bay.

El recorrido, que va a través de las calmadas aguas del río Ngo Dong, dura aprox. 2 horas. A cada uno de los lados se extienden los omnipresentes arrozales y juncos en los que siempre habrá algún lugareño trabajando con el agua hasta la cintura.

Tam Coc significa “Tres Cuevas” y efectivamente se pasa por cada una de ellas (Hang Ca, Hang Giua y Hang Cuoi), cuevas que el río ha ido creando con el paso del tiempo sobre la piedra caliza y que son un refrescante alivio del abrasador calor que suele hacer.

Por cierto, es imposible no hacer mención a la curiosa forma en la que reman los barqueros.

¡Sí, lo hacen los pies!.

Tenemos que decir que en Ninh Binh ha sido el único lugar de Vietnam donde nos ha intentado timar o más bien sacar el dinero y de muy malas formas. Eso sí, hablamos de apenas unos euros, pero no nos gustó nada el trato, algo que no hace justicia a la región.

La primera fue aquí, en Tam Coc y ocurre con todos los visitantes cuando se llega a la última cueva (punto de vuelta). Allí siempre habrá alguien con una barca vendiendo refrescos y comida. Te insistirán mucho para que les compre algo e incluso si tú no quieres, que se lo compres al barquero. Él te dirá que sí, pero no se lo beberá, ya que a la vuelta se lo devolverá a la vendedora.

¿Qué ocurre?

Que si no lo compras, el trato del barquero cambia complemente. Ya no hay ni risas ni conversación y lo peor, no te deja en el punto exacto de salida, sino donde a él le venga en gana. Y encima, ¡nos pidió propina!. Cuando dijimos que no, soltó una palabrota en vietnamita y se fue.

Eso sí, yo también me quedé a gusto, en español, claro…

Cuando nuestro barquero aún era simpático…

 

¡Avisados estáis!.

De todas formas, el paseo da para fotos muy chulas y la verdad es que es bastante agradable gracias al sonido del agua, al breve balanceo de la barca y por supuesto, por los espectaculares paisajes.

Mua Cave (Hang Mua)

Dejando atrás la bulliciosa entrada de Tam Coc llena de turistas, autocares y buscavidas, nos dirigimos a lo que fue, para nosotros, lo mejor de Ninh Binh: Mua Cave.

Que no te confunda el nombre, uno no viene hasta aquí para visitar la cueva, sino a disfrutar de las mejores vistas de la zona y por qué no, del viaje. Eso sí, prepárate para una buena subida que te dejará sin aliento.

Hablamos de una escalinata de piedra de casi 500 escalones en el que tendréis que subirla bajo un sol que pega muy fuerte, así que no hace falta recordar que llevéis agua, ¿no?.

La escalinata se asemeja a un dragón que se va retorciendo a lo largo de montaña, también conocida como “Lying Dragon Mountain”, haciéndola aún más imponente y replantearte la subida.

Pero no, ¡no hemos llegado hasta aquí para quedarnos sin sus vistas!.

A mitad de la subida podrás desviarte a una de las montañas en el que hay un pequeño obelisco.

No te quedes allí y sigue subiendo hasta al mirador para quedarte boquiabierto con las vistas y altar dedicado a Quan Ambodhisattva de la compasión.

¡Una vez arriba verás que la subida ha merecido la pena!

¡Vaya vistas 360º!

A un lado, el río Ngo Dong surcando las montañas de Tam Coc que horas antes estábamos recorriendo en barca, pudiendo poner escala real a la majestuosidad de esta zona.

Al otro lado, tendrás la vista de buena parte de la provincia, con los extensos arrozales salpicados con pequeñas casas y sus caminos rurales.

Por cierto, aquí vivimos la segunda situación incómoda y es que habíamos leído que en el camino que da acceso a la entrada del recinto hay varios parkings en el que tratarán, de todas las maneras, que aparques en ellos. No lo hagas y sigue del tirón hasta la entrada principal, allí pagarás tu entrada a la montaña (30.000 VND) pero con parking incluido. A nosotros se nos puso uno en medio del camino y empezó a indicarnos el parking. Cuando vio que no nos íbamos a parar, empezó a gritarnos pero como nosotros ya nos la sabíamos, pasamos completamente de él esquivándolo.

Sin duda, Mua Cave fue lo que más nos gustó de Ninh Binh.

Bich Dong

La última visita la dedicamos a Bich Dong, un conjunto de preciosas pagodas de estilo chino que datan del siglo XV y que fueron construidas literalmente sobre la roca caliza de la montaña.

Al igual que en Mua Cave, nos pidieron dinero por aparcar la moto, aunque esta vez más amablemente. Así pues, pagamos, ya que con buenas formas todo es más sencillo. No obstante, la entrada al recinto es gratuita.

Para empezar, la entrada es preciosa, con un arco lleno de detalles y un pequeño puente que cruza el lago.

Aunque está algo descuidada, es esa falta de mantenimiento junto al entorno algo salvaje, lo que le da ese toque especial.

El recinto está compuesto por tres edificios principales.

El primero es la Pagoda Ha (pagoda inferior) desde la cual podremos acceder, a través de una escalinata incrustada en la montaña, a la Pagoda Trung (pagoda intermedia).

Por último, atravesando una cueva, llegamos a la Pagoda Thuong (pagoda superior) desde donde se tienen unas excelentes vistas de todo el recinto y del trasiego de lo fieles y turistas.

Como no podía ser de otra forma, es un lugar repleto de detalles con altares, ofrendas y mucho más rodeado de un entorno espectacular.

Perderse por sus caminos rurales

Por último, con el tiempo que quede libre, que mejor que dedicarlo a perderse por los tranquilos caminos rurales.

Aprovechando que teníamos la moto, nos pusimos a recorrer la zona sin rumbo fijo, contemplando los extensos campos de arrozales y a los locales trabajando la tierra.

Es curioso que cuando uno sale de las rutas trilladas la interacción con los locales es mucho más sencilla siendo algo que nos mola cada vez más.

La verdad es que nos encantó pasear libremente con nuestra motillo y me alegro mucho de haberlo hecho ya que pienso que en una ruta por Vietnam no puede faltar su medio de transporte más común.

Como veis, es posible hacer por libre una excursión de 1 día por Ninh Binh, algo que remendamos si queréis ir a vuestro aire.

¡Nosotros no nos arrepentimos!

Eso sí, ojalá hubiésemos tenido más días para recorrerla porque con apenas un día nos hemos dejamos mucho por ver. Y es una sensación que hemos tenido no solo aquí, sino en el resto de zonas de Vietnam, pero es lo que tiene disponer solamente de 2 semanas para viajar.

Seguro que en el futuro volveremos para dedicarle el tiempo que se merece.

¡Esperamos que os guste Ninh Binh tanto como a nosotros!

Anuncios

3 comentarios en “Excursión por libre de 1 día a Ninh Binh (Tam Coc)

  1. Que interesante este recorrido…

    Le gusta a 1 persona

    1. Es espectacular. La mejor excursión desde Hanoi. 🙂

      Le gusta a 1 persona

      1. Fantástico que la pudiste hacer. Felicidades!

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close