Camino de Santiago desde Sarria: etapas y guía práctica

El Camino de Santiago es uno de los viajes más especiales que se pueden llegar a hacer y no es de extrañar que cada año sean más los viajeros que deciden convertirse en peregrino durante una semana (o más).

Seas o no religioso; que lo hagas por placer o por una promesa; o incluso que lo hagas por hacer simplemente deporte; el Camino de Santiago será una experiencia que recordarás durante toda tu vida.

Da igual que pases frío, te llueva o tengas que andar durante horas bajo un sol abrasador; cuando lo recuerdes, seguro que se te escapará una sonrisilla.

Y sobre todo, te harás la promesa de que lo volverás a hacer en el futuro.

Si has llegado hasta aquí es porque tu cabeza es un mar de dudas y seguro que tienes un montón de preguntas sobre que os vais a encontrar o como prepararse para ello.

Este post no es más que una recopilación de las imágenes captadas durante cada una de las etapas y una serie de consejos que a mi modo de ver y bajo mi experiencia personal, os puede ayudar en vuestra preparación del Camino de Santiago.

Pero antes ponernos a ello, debemos dejar claro una cosa:

¿Qué camino hacer?

Si has leído algo, habrás visto que hay varios caminos:

Los más importantes son:

  • Camino Francés: el más conocido, turístico y obviamente el que cuenta con más facilidades para el peregrino. Comienza en Roncesvalles, justo al otro lado de la frontera con Francia con un recorrido de más de 900 km pasando por Pamplona, Logroño, Burgos, León y toda Galicia. Para recorrerlo entero (a pie), se necesita al menos un mes.
  • Vía de la Plata: muy conocido por los andaluces, ya que parte de Sevilla y cruza todo Extremadura y Castilla y León, hasta entrar a Galicia. Es de los más populares para hacerlo en bicicleta.
  • Camino del Norte: partiendo desde Irún, discurre por toda la costa Cantábrica, con unos paisajes espectaculares siempre con el fondo azul del mar, pero con menos facilidades para los peregrinos y más complicado que el francés.
  • Camino Primitivo: partiendo desde Oviedo, se recorre toda Asturias hasta llegar a Galicia. Unas etapas antes de llegar a Santiago se une al Camino Francés.
  • Camino Portugués: desde Lisboa, se recorre todo Portugal hasta llegar a Galicia y es sin duda unos de los que está más de moda.

💡Consejo: si es tu primera vez, el Camino Francés es el más indicado. Ese fue el que yo elegí, aunque si lo volviese hacer, probaría algunos de los otros. 

  • Ventajas:
    • Es el más tradicional.
    • Hay más facilidades al peregrino: albergues, restaurantes, etc.
    • Prácticamente nunca vas solo, así que es muy seguro.
    • Es más sencillo que otros caminos, como por ejemplo el del Norte.
  • Inconvenientes:
    • Demasiado turístico en ciertos puntos.
    • Demasiada gente: aunque es bueno por la seguridad, a veces el cuerpo te pide algo de soledad/tranquilidad.
    • Los tramos de carretera y el tener que cruzarla muchas veces.

¿Cuántos kilómetros hay que recorrer como mínimo?

Para conseguir la Compostela hay que recorrer como mínimo 100 km a pie o 200 km en bicicleta, que traducidos en días, son aproximadamente 5.

Lo más importante es saber cuánto tiempo vais a disponer y en función de ello, ver las etapas que os dan tiempo a hacer.

💡Consejo: no vayas justo de días, déjate cómo mínimo uno de seguridad, y si llegas antes, en Santiago hay mucho por hacer y ver.

Como la mayoría de gente va a por lo mínimo, se deberá comenzar en Sarria, con un recorrido final de 115 km repartidos en 5 etapas, el cual es perfecto para cuadrarlo con una semana de vacaciones.

Este fue el recorrido que yo hice y el cual vamos a desmigar a lo largo de todo este post.

¡Vamos a ello!

Etapa 1: Sarria – Portomarin (22,4 km)

Nos os lo voy a negar, cuando di el primer paso nada más salir del albergue sentí un cosquilleo por todo el cuerpo.

Eso sí, el comienzo no pudo ser más épico y es que estaba lloviendo a mares y así se mantuvo durante buena parte de la etapa e incluso en el resto de días.

¡Me llovió mucho!

Pero aquí no hay tiempo para esperar a que escampe y hay que ponerse en marcha, sí o sí.

Esta etapa es una delicia y solo tiene una cosa mala… que es la más bonita de las cinco que vais hacer.

Sí, la más bonita al principio o por lo menos así lo vi yo.

Iréis atravesando bellos caminos rurales rodeados de naturaleza, algo que comprobaréis nada más salir de Sarria.

Estos caminos rurales conectan con pequeñas aldeas ubicadas en medio de la nada y que son todo un disfrute, además de ser paradas perfectas para descansar un poco.

Pasaréis por puentes medievales, pasales de invierno, frondosos bosques y por supuesto, os cruzaréis en más de una ocasión con un buen rebaño de ovejas o vacas.

Uno de estos puentes medievales es el Puente sobre el Rio Celeiro, justo a las afueras de Sarria.

Por cierto, los pasales de invierno son un conjunto de piedras que se colocan en fila junto a un río poco caudaloso para así poder atravesarlo a pie y que son uno de los atractivos más chulos de la etapa.

Otro de los atractivos que nos irán acompañando son los muros de piedras que delimitan las distintas tierras de labradío y que le dan un aspecto aún más rural.

La etapa no es muy dura aunque es un poco «rompepiernas», sobre todo en sus 13 primeros kilómetros, donde hay bastante repechos.

Pero a partir de ahí, todo es en descenso y por lo tanto, lo disfrutaréis de lo lindo.

A lo largo de ella os encontraréis con el famoso mojón de los 100 km donde sí o sí debéis haceros una foto aquí.

Las localidades más bonitas son Barbadelo y Ferreiros, dos aldeas pequeñísimas con casas de piedra grises y pintorescas parroquias de estilo románico gallego.

Cuando menos te los esperes llegarás al río Miño y eso significará que has completado con éxito tu primera etapa del Camino de Santiago.

La entrada a Portomarín es muy bonita y hay que hacerla por la escalinata de piedra del viejo puente romano-medieval.

Decir que el antiguo pueblo de Portomarín está bajo las aguas del embalse de Belesar, cuyos restos son visibles cuando el nivel del agua es suficientemente bajo.

El nuevo pueblo fue reconstruido en los años 60, incluido la imponente iglesia-fortaleza de San Nicolás, trasladada piedra a piedra hasta su nueva ubicación, la plaza principal.

🏨 Alojamientos en Sarria y Portomarin.

Etapa 2: Portomarin – Palas de Rei (25 km)

La segunda etapa es muy parecida a la primera, atravesando caminos rurales y aldeas, aunque en bastantes ocasiones las carreteras hacen acto de presencia y por tanto afean un poco el camino.

Durante los 13 primeros kilómetros iremos en continuo ascenso (desnivel de 335 metros), aunque las subidas son suaves y siempre con un bonito paisaje de acompañamiento.

Gonzar y Ventas de Narón son dos de las aldeas más bonitas que os encontraréis en esta etapa.

En la pequeña aldea de Gonzar destaca la parroquia de Santa María y unos metros más adelante llegaréis a Castromaior y su conocido castro celta, un importante yacimiento arqueológico de la Edad de Hierro que nos hará viajar en el tiempo.

Ventas de Narón será la siguiente parada, perfecta para pararse un ratillo y tomar algo a media mañana. Hay gente que hace parada aquí, dividiendo la etapa en dos.

Nosotros seguimos adelante hasta pasar por la Sierra de Ligonde, el punto más alto de la etapa y con el Cruceiro y la Capela de Lameiros ubicados unos metros antes de llegar a Ligonde.

Ligonde es más «pueblo» y por tanto no tiene el encanto de las aldeas anteriores, así que seguimos sin perder el ritmo hasta llegar al final de la etapa: Palas de Rei.

Hora de una merecida ducha y descanso.

🏨​ Alojamientos en Palas de Rei.

Etapa 3: Palas de Rei – Arzúa (28,8 km)

Sin duda alguna, ésta es la más dura de las 5 etapas.

Y es que se hace muuuuuuuuuy larga.

Solo de acordarme ya me duelen las piernas.

Por ello, lo más recomendable es comenzar un poco más temprano que el resto de días para no llegar tan tarde.

No obstante, a pesar de la dureza, para muchos es también la más bonita de las cinco y es que nos iremos encontrando con bonitas aldeas y pueblos; y todo ello rodeado de una exuberante naturaleza.

La verdad, es que en la época que hice el camino (Mayo), el campo estaba precioso.

Decir que en esta etapa se cambia de provincia, dejando atrás Lugo y entrando en A Coruña donde tampoco puede faltar la foto de rigor.

¡Ya van quedando menos kilómetros!

Por cierto, a la mitad del recorrido se enlaza con el Camino Primitivo y por tanto, os iréis encontrando con mucha gente nueva.

La primera parada interesante es en Libureiro, un bonito pueblecito típico típico gallego.

En su plaza principal hay un crucero y un característico cabazo, un gran canasto circular hecho con palos entrelazados y cubierto de paja que se utiliza para conservar el maíz.

Abandonamos la aldea cruzando un pequeño puente medieval (no será el único) y de nuevo volvemos a adentrarnos en el bosque.

Unos kilómetros más adelante, pasaremos por San Xoán de Furelos, una preciosa aldea de casas de piedra que se accede a través de un espectacular puente romano.

Pero no os demoréis mucho aquí ya que justo al lado está Melide, para mí el gran culpable de la dureza de la etapa. Y es que hay que hacer una parada obligada: comer Pulpo a la Gallega.

En Melide hay varios sitios para comer pulpo, pero la Pulpería Ezequiel es, sin duda alguna, el más famoso y por donde pasamos la mayoría de peregrinos.

Os podéis imaginar el cuerpo que se le queda a uno después de un buen pulpo y una cantidad más de lo recomendado de vino…

Pues sí, queda todavía meeeeeeedia etapa y os iréis acordando más de una vez de que no es la idea más acertada.

Pero el camino también es esto. Disfrutar de lo lindo y por supuesto, darle algo de dramatismo.

Seguiremos, de nuevo, caminando por paisajes preciosos, atravesando bosques, ríos y alguna que otra aldea perdida.

Entre ellas, Ribadiso da Baixo, otro de esos sitios en el que no te importaría quedarte unos días a descansar.

La entrada se hace también a través de un puente medieval y en él se encuentra el antiguo Hospital de Peregrinos de San Antón de Ponte de Ribadiso, que data del siglo XV y que hoy es un magnífico albergue.

Decir que si hubiese sabido la existencia de este albergue, seguramente me hubiese quedado aquí, habiendo hecho la etapa un poco más corta y encima, haber podido disfrutar de este lugar tan tranquilo.

El objetivo final está ya más cerca y tras un par de kilómetros, llegamos al fin a Arzúa.

Seguramente te suene este pueblo por su famoso queso, pero la verdad es que después del palizón, de lo único que se tienen ganas es de ir directo a la cama.

Eso sí, si os quedan algo de fuerzas, os recomendamos dar un pequeño paseo por el pueblo.

🏨 Alojamientos en Arzúa.

Etapa 4: Arzúa – O Pedrouzo (19,1 km)

Ésta es, posiblemente, la etapa más fea y la verdad es que es un poco de trámite.

De hecho, hay peregrinos que incluso la unen con la siguiente etapa, ya que desde el punto de salida apenas quedan ya 40 kilómetros para llegar a Santiago.

Pero sinceramente, después del palizón del día anterior, lo mejor es tomarse esta etapa de forma tranquila.

Muchos de los tramos se hace junto a la carretera, de ahí lo poco atractiva, aunque cuando el sendero se adentra en el campo, vuelve a ser igual de bonita gracias a sus campos de eucaliptos, bosques y praderas.

Al ser una etapa algo «aburrida» no hay tantos atractivos como en las anteriores.

De todos ellos, podemos destacar la Ermita de Santa Irene, de finales del siglo XVII, rodeada de un bonito robledal y ubicada casi al final del recorrido.

Muy cerca está también la fuente con el mismo nombre y que se le conoce como la Fuente de la Eterna Juventud ya que según la leyenda, todo aquel que se lave con su agua se conservará siempre joven.

También llama la atención el ambiente rural del lugar, con las coladas secándose al sol o los terrenos privados en el que parece que el tiempo se ha detenido.

Casi sin darnos cuenta, llegaremos a O Pedrouzo, seguramente a la hora perfecta para sentarse en un terraza y reponer fuerzas con un buen almuerzo y una caña bien fresquita. 🙂

Y por supuesto, dar una pequeña vueltecita por el pueblo.

🏨 Alojamientos en O Pedrouzo.

Etapa 5: O Pedrouzo – Santiago de Compostela (20 km)

Última etapa y ya os adelanto que os va a entrar una sensación de tristeza y melancolía, porque aunque hayan habido tramos en el que seguramente lo habréis pasado mal, no vais a querer que acabe.

Y sí, vas más lento, como queriendo disfrutar de los últimos kilómetros del camino y eso que es una etapa también fea, al ir recorriendo los alrededores de Santiago.

En mi caso particular, el día fue igual de «perruno» que el primero, con mucha lluvia, viento e incluso niebla.

Daba igual, yo lo estaba disfrutando y sí, no quería que se acabara.

El punto álgido del recorrido es subir hasta lo alto del Monte do Gozo, desde donde podrás divisar por primera vez, a lo lejos, la majestuosa Catedral de Santiago.

Si no hay niebla, claro….

La entrada a la ciudad es fea, algo obvio y después de varios días en el campo, hasta se hace raro verse entre semáforos y edificios altos.

Pronto llegaréis al que es posiblemente el momento más bonito de todo el camino: cruzar el arco que da acceso a Plaza del Obradoiro con el sonido de las gaitas como banda sonora.

De verdad, los pelos de punta.

Ya lo veréis.

Y fin.

Es el momento de los abrazos, de las típicas fotos y por supuesto, de sentir esa sensación que seguramente pocas veces tendréis en la vida.

Y es que, sea cual sea el motivo por el que os decidisteis a hacer el camino, es una de las experiencias más intensas que uno puede vivir.

Es algo muy especial.

🏨 Alojamientos en Santiago de Compostela.

Qué ver y hacer en Santiago de Compostela

Hechas las fotos de rigor, es hora de recorrer esta maravillosa ciudad.

Pero antes de ello, hay que ir lo más rápido posible al centro de acogida al peregrino para conseguir la Compostela. Está ubicado en la calle Rua das Carretas y cuanto más tardes en llegar, mayor será la cola que tendrás que esperar.

La verdad, es que es bastante fastidioso, pero no te puedes marchar sin antes recoger tu Compostela.

💡Consejo: si vas a estar más días en Santiago, puedes ir al día siguiente a primera hora y así no tendrás que esperar tanto tiempo.

Una vez que consigamos la Compostela, la siguiente parada es visitar el interior de la Catedral para abrazar la imagen el Apóstol Santiago, situada en la parte trasera del Altar Mayor.

Que decir que no se haya dicho ya de esta impresionante catedral, una de las más importantes del mundo.

Construida entre los años 1075 y 1211 bajo una mezcla de estilos románicos, barrocos y góticos, es fácil quedarse embobado frente a su fachada.

Y tampoco te puedes perder ver en acción el botafumeiro y para ello, deberás entrar durante algún acto religioso.

Impresiona un montón.

Si no quieres perder detalle, contrata esta visita guiada por la Catedral de Santiago y su museo.

Por cierto, en el exterior de la catedral se da un fenómeno bastante curioso por las noches. En uno de sus laterales, en la Plaza de la Quintana, hay pilón de granito que proyecta una sombra que se asemeja bastante a la silueta de un peregrino, la conocida «Sombra del Peregrino».

No obstante, circulan muchas leyendas sobre esta sombra, siendo algunas de ellas bastante oscuras y misteriosas.

Si te gustan estos temas, puedes hacer este free tour de misterios y leyendas.

Pero Santiago de Compostela es mucho más que su Catedral y lo mejor que puedes hacer es perderte por sus callejuelas empedradas y llenas de musgo que te llevarán a pasar por antiguos palacios señoriales, pequeñas iglesias, casas antiguas y por bonitas plazas.

Todo un viaje en el tiempo.

Y como no podría ser de otra forma, al ser una ciudad con bastante lluvia, cuenta con cientos de metros de soportales que permiten pasear por la ciudad sin mojarte apenas.

Como en muchas otras ciudades, siempre es una gran idea apuntarse a un free tour.

De todas las calles del centro histórico, Rúa do Franco es la más famosa para ir de tapas. Una extensa calle repleta de restaurantes, algunos de ellos con muchos años de historia.

No obstante, una buena opción para comer y bastante popular entre los peregrinos, es ir al Mercado de Abastos para comprar algo de marisco y que te lo cocinen allí mismo, en la zona de restauración.

¡Vaya festín nos pegamos!

Una vez bien comido hay que seguir pateando la ciudad y haciendo algunas compras.

Volverás a pasar por la Plaza de Obradoiro, para ver de nuevo el ambiente con cientos de nuevos peregrinos que van llegando a su destino.

Y para terminar, disfruta con la belleza de la Plaza de las Platerías, mucho más bonita (a mi gusto) que la de Obradorio.

Como podéis ver, Santiago de Compostela tiene mucho por ver y hacer, siendo una buena idea reservar algo de tiempo para disfrutarla.

Otra opción si te sobra tiempo, es hacer un excursión a las Islas Cíes, que cuenta con algunas de las mejores playas de Europa. Ese era mi plan, pero como podéis ver, el tiempo no estaba para ello, así que tendría que dejarlo para otra ocasión.

También puedes optar por ir a Finiesterre al atardecer.

O simplemente alquilar un coche y recorrer sus alrededores.

Información Práctica

El Camino de Santiago, como puedes imaginar, no es un viaje cualquiera y por ello, es necesario tener bien claro los preparativos.

Así pues, os contamos todo lo que debéis saber para que no vayáis a tener ningún problema:

¿Cómo preparar la mochila?

Este es seguramente el punto más importante de la preparación y el hacerlo bien o no, marcará tu experiencia en el camino, sobre todo si vas a ir cargando con la mochila durante todo el recorrido.

¿Qué tipo de mochila llevar?

Tiene que ser una mochila resistente, con espaldera, refuerzo lumbar, agarres en los hombros,…

Vamos, lo que viene siendo la típica mochila de mochilero. En cuanto al tamaño, que sea entre 40 y 50 litros. Si es más grande, seguramente te arrepientas ya que pesan más y a su vez, es más propenso a cargarla con mayor peso.

No es necesario que te vuelvas loco comprando la mejor del mercado, yo por ejemplo llevaba una del Decathlon de 40 litros y os puedo decir que fue de maravilla.

¿Qué peso llevar?

Lo más recomendable es que no se más del 10 % de tu peso, y si lo puedes bajar, mejor aun. Ésta es la clave, porque cuando llevas 4 o 5 horas con la mochila a la espalda, cada gramito se deja notar.

¿Qué llevar en el equipaje?

Aquí es donde comienzan los malabares para poder limitarte a lo básico. Por ejemplo, yo peso 75 kilos, así que me las tuve que ingeniar para quedarme en los 7 kilos de equipaje. Pero que no cunda el pánico, se puede conseguir, eso sí, olvidaros de los modelitos, planchas para el pelo y todo aquello que siempre entra en la maleta «por si acaso».

Las cosas que son totalmente imprescindibles (aunque también dependerá un poco de la época que vayas):

  • Calzado:
    • Botas de montaña pero que sean bajas, ya que los caminos son sencillos. Pero lo más importante es que sean waterproof ya que el pie siempre debe estar seco para evitar las ampollas.
    • Zapatillas de deporte cómodas: para cuando se llegue al final de etapa.
    • Chanclas: para las duchas.
  • Ropa:
    • Poncho/Chubasquero: a poder ser que te cubra todo el cuerpo con mochila incluida. Yo llevaba uno del Decathlon (ojo que no me patrocinan, pero esta gente tienen el negocio bien montado) y fue de maravilla. Durante el camino te lloverá, así que seguramente sea de lo más importante.
    • Abrigo tipo anorak o cortavientos. Son ligeros y abrigan bastante.
    • 2 sudaderas
    • 3 camisetas
    • 1 pantalón de montaña, si es de los que se convierten en corto, mejor.
    • 1 pantalón corto de chándal
    • 3 a 5 calcetines: que sean sin costuras y diseñados para la montaña.
    • 3 a 5 de ropa interior
  • Accesorios:
    • Saco de dormir, sobre todo si vas a ir a albergues público
    • Linterna
    • Mapa de cada etapa en mano. No lleves guías, sólo imprímete las etapas para ir desprendiéndote de ellas. Aunque lleves móvil, nunca se sabe si la batería puede fallar.
    • Cantimplora o botella térmica para llevar siempre encima algo de agua
    • Batería Externa para el móvil
  • Higiene/Salud:
    • Vaselina: esto es muuuuy importante. Antes de salir, hay que embadurnarse los pies (incluso los dedos) con vaselina para evitar las ampollas. Recuerda, las ampollas son la causas más frecuente de abandono y yo vi algunas que impresionaban.
    • Compeed: seguro que alguno caerá… 🙂
    • Pastillita de jabón: para lavar la ropa a mano.
    • Pequeño botiquín con algunas pastillas, bendas y tiritas. Pero sin volverse loco, que uno no se va a la selva.
    • Crema solar
  • Otros: la credencial y la vieira. ¡No pueden faltar! 🙂

Envió del equipaje

Son muchos los que optan por no ir cargando con la mochila y la verdad, es que es un alivio el no tener que ir cargando con ella.

No obstante, bajo mi humilde opinión, es más «auténtico» ir con ella cargando, le da ese dramatismo que uno busca en el camino.

Pero obviamente, todos conocemos nuestros propios límites o simplemente pues no os apetece ir cargando con ella.

Por suerte, es muy fácil enviar la mochila de una lado a otro, haciéndolo directamente en el albergue por sólo 3 € por mochila y etapa.

¿Cómo conseguir la credencial?

La Credencial del Peregrino será seguramente el mejor recuerdo que puedas traerte del camino. Se trata de un pequeño libreto en el que como mínimo debe estar sellado en cada una de las etapas.

Verás que al final la credencial te la sellarán en casi cualquier sitio que vayas a parar o visitar, sea un albergue, una iglesia, restaurante e incluso cualquier tiendecilla de barrio. Todos tienen sus propios sellos, algunos de hecho, bastante originales.

Para conseguir la credencial puedes hacerlo en tu propia ciudad de origen. Solo tiene que buscar en internet las direcciones, normalmente en Asociaciones de Amigos del Camino que haya en tu ciudad.

Otra opción es en el propio destino. Por ejemplo en Sarria podrás recogerlo en cualquiera de los albergues, aunque te aconsejamos que preguntes antes de partir.

Es muy importante llevarlo, ya que sin la credencial sellada, no te darán la Compostela al final del camino.

¿Cómo llegar a Sarria desde Santiago?

Lo más normal es que llegues en avión a Santiago y desde el mismo aeropuerto tendrás varias opciones:

  • Bus: dependiendo de la hora de llegada del vuelo:
    • Directo: a las 11:15 de la mañana salen todos los días un bus directo hasta Sarria de la compañía . Es la mejor opción con un precio de 10,60 € y algo más de una hora de recorrido. Más información en www.monbus.es.
    • Con paradas: si no te da tiempo, tendrás que ir en bus hasta Santiago y de allí otra bus hasta Sarria; o bien coger un bus que sale desde el propio aeropuerto hasta Lugo y en Lugo coger el bus que va hasta Sarria (desde la estación de autobuses de Lugo).
  • Taxi: esta opción es bastante cara (más de 100 €) y solamente sería «medio» recomendable si compartís con más personas

Alojamiento en el Camino de Santiago

Para terminar, otro de los quebraderos de cabeza a la hora de preparar el viaje.

Las eternas preguntas son: ¿ir con el alojamiento ya reservado o no? y ¿albergues públicos o privados?

💡Consejo: si vais en temporada alta (verano) es mejor ir con el alojamiento reservado. Os quitaréis un problema de encima e estaréis mucho más tranquilos en cada una de las etapas, sin miedo a llegar y que no hayan camas libres.

En cuanto a los albergues públicos, decir que éstos no se pueden reservar y por tanto, es por orden de llegada. Es por ello que en temporada alta muchos madruguen más de lo normal para no quedarse sin sitio.

Hay que tener en cuenta que los albergues públicos no cuenta con mantas, de ahí el llevarse un saco de dormir y que las habitaciones son enooooooooormes. Vamos, que compartirás habitación con 20, 50 o 100 personas dependiendo de la etapa.

Yo fui sin nada reservado con la idea de ir a albergues públicos, ya que yo quería vivirlo a tope y como era Mayo, pues tampoco iba a tener problemas de que me quedase sin cama. Decir que la primera y segunda noche la hice en público pero cuando vi la diferencia de precio con los albergues privados (apenas unos euros), el resto de etapas me aloje en albergues privados.

Ganas en comodidad, limpieza y sobre todo, en tranquilidad.

🏨 Reserva al mejore precio desde aquí.

Pues hasta aquí todo lo que os puedo contar sobre esta maravillosa experiencia que es el Camino de Santiago.

Espero que esta guía os sirva de ayuda y si por alguna razón estáis en duda de hacerlo o no, que os convenza definitivamente de hacerlo.

Solo me queda deciros una última cosa:

¡BUEN CAMINO!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close