Elevadores de Lisboa: cómo llegar, precios y horarios

La ciudad de Lisboa está asentada sobre siete colinas con cientos de edificios que se levantan sin control alguno por cada una de sus laderas.

Sin duda alguna, esta es la típica panorámica de Lisboa, una ciudad que presume de un descontrol urbanístico que se ha ido fraguando con el paso de los siglos y por qué no decirlo, le da un toque bastante pintoresco a la ciudad.

Entre todo este caos hay cientos de pequeñas callejuelas que van de aquí para allá y que permiten subir y bajar por cada una de la colinas, de barrio en barrio; y allí donde no cabe una calle,  pues nos encontramos con escaleras, muuuuchas escaleras.

Con tanto desnivel, se necesitan medios de transporte que faciliten el acceso y la movilidad y es ahí donde entran en juego los famosos tranvías “amarelos”, completando la clásica estampa de Lisboa, en el que los pequeños vagones amarillos (que parecen congelados en el tiempo) se van retorciendo curva tras curva “chirriando” allá por donde pasan.

Pero además de estos tranvías, en Lisboa nos encontramos con una serie de preciosos elevadores o funiculares que fueron diseñados a finales del siglo XIX para salvar éstas inclinadas pendientes.

De los ocho elevadores que había en la ciudad, solo tres se han conservado, aunque todo el mundo también considera el Elevador de Santa Justa como uno más, siendo éste el cuarto.

Tienen muchas similitudes, habiendo sido construidos a finales del siglo XIX por el mismo ingeniero: Raoul Mesnier du Ponsard. En su origen funcionaron a vapor, hasta que a principios del siglo XX, pasaran a moverse por electricidad.

Hoy día estos funiculares, al igual que los tranvías, ha conservado toda la esencia de antaño, respetando el diseño de los vagones, con ese interior de madera, la manivela,… en definitiva, todo.

Bueno, salvo los graffittis de los vagones, que obliga a que cada cierto tiempo sean repintados, pero como dijimos al principio, esta es la esencia de Lisboa: una ciudad antigua con una dejadez que engancha.

Hoy día, los funiculares forman parte de Carris, la misma empresa que gestionan los tranvías y se han ganado el derecho a ser Patrimonio Nacional de Portugal.

A nuestro entender, una visita a esta ciudad no sería completa sin conocer al menos alguno de ellos. Nosotros tras visitar el primero, decidimos ver el resto ya que molan bastante.

¿Te apuntas?

Elevador de Santa Justa

Sin duda, es el más conocido y turístico, algo lógico debido a su ubicación, en pleno corazón de La Baixa.

Su estructura de hierro es inconfundible, con aires neogóticos y una altura de 45 metros que te harán levantar la cabeza, sí o sí, cuando vayas caminando por la Rua Áurea. En su interior, dos antiquisimos ascensores de madera te llevarán en apenas unos segundos a Chiado, el barrio bohemio de Lisboa.

Si bien en su día fue construido para comunicar estos dos barrios, hoy día, su principal uso es el de mirador, ya que las vistas son espectaculares.

Es importante saber que el mirador es independiente del ascensor, al que se accede por una pequeña escalera nada más salir del mismo.

Bajo nuestra opinión, el precio del ascensor es demasiado alto para lo que es. Así que, salvo que tenga algunas de las tarjetas que permiten utilizar el ascensor de forma gratuita, merece más la pena subir a la pasarela desde el Barrio Alto y allí pagar sólo 1,5 € para acceder la mirador.

Horario:

  • Mayo a Octubre: 7:00 a 23:00 (mirador: 9:00 a 23:00)
  • Noviembre a Abril: 7:00 a 22:00 (mirador: 9:00 a 21:00)

Precio:

  • Billete de ida y vuelta con acceso al mirador: 5,15 €
  • Lisboa Card: gratis (acceso ascensor y mirador)
  • 7 Colinas: gratis (sólo acceso ascensor)
  • Viva Viagem: gratis (sólo acceso ascensor)
  • Acceso sólo al mirador: 1,5 €

Elevador do Lavra

Construido en el año 1884, es el funicular más antiguo de la ciudad, conectando la calle Câmara Pestana con Largo da Anunciada a través de la Calçada do Lavra, una inclinadísima calle curvada (22,9%) de 188 metros.

Seguramente es el elevador menos conocido de los cuatro, lo que significa menos turistas y una experiencia más autentica.

Lo que si es cierto, es que cuando fuimos nosotros lo estaban reparando, así que nos quedamos sin probarlo. ¡Eso sí, no nos podíamos ir sin fotografiarlo! Así que tocó subir un poco la cuesta para encontramos con ellos a mitad del camino.

¡Todo por vosotros, lectores! 🙂

Horario:

  • Lunes a Sábados: 7:50 a 19:55
  • Domingos y Festivos: 9:00 a 19:55

Precio:

  • Billete ida y vuelta 3,70 €
  • Lisboa Card, 7 Colinas y Viva Viagem: gratis.

Elevador da Bica

Para nosotros el que más nos gustó fue éste. Y posiblemente fuese gracias a la calle por la que discurre (la Rua da Bica de Duarte Belo), una calle muy “lisboeta” llena de vida, con la ropa tendida en los balcones, preciosas casas de color pastel y una bonita vista del río al fondo.

¿Se puede tener una estampa más representativa de la ciudad que la del vagón lleno de “graffittis” ascendiendo por esta antigua calle?.

Posiblemente no.

El ascensor comunica desde el año 1892 la zona del Chiado con el Barrio Alto salvando una de las laderas más empinadas de la ciudad.

Una vez arriba, tendrás muy cerca el Mirador de Santa Catalina, uno de los mejores miradores para contemplar el rio.

¡Espectacular!

Horario:

  • Lunes a Sábados: 7:00 a 21:00
  • Domingos y Festivos: 9:00 a 21:00

Precio:

  • Billete ida y vuelta 3,70 €
  • Lisboa Card, 7 Colinas y Viva Viagem: gratis.

Elevador da Glória

Construido en el año 1885, conecta la céntrica Plaza de los Restauradores con el Barrio Alto, dejándote a las puertas de uno de los miradores más famosos de la ciudad, el de San Pedro de Alcántara.

Tiene un recorrido de 280 metros y es el más utilizado, transportando anualmente a más de 3 millones de pasajeros.

Como curiosidad, entre los años 1913 y 1926, en esta pendiente se celebraba una prueba de ciclismo, la llamada “Subida a la Gloria” y en el  que todo el mundo podía participar. Por suerte, esta prueba ha sido recuperada en el año 2013, donde precisamente se ha superado el anterior record de 53 segundos que llevaba congelado durante casi 100 años.

Eso sí, ya me gustaría verlos subiéndola con una bicicleta de la época.

¿Te atreverías a subirla? 🙂

Horario:

  • Lunes a Jueves: 7:50 a 19:55
  • Viernes: 7:15 a 00:25
  • Sábados: 8:15 a 00:25
  • Domingos y Festivos: 9:00 a 23:55

Precio:

  • Billete ida y vuelta 3,70 €
  • Lisboa Card, 7 Colinas y Viva Viagem: gratis.

 

Como podéis ver, es una ruta que merece mucho la pena y además, al estar ubicado en lugares muy turísticos, seguramente daréis con ellos casi por casualidad.

¡Esperamos que os gusten! 🙂

Más información en: www.carris.pt

 

Anuncios

2 Comments

Add yours →

  1. Me ha encantado vuestro post. Fotazas!!! Enhorabuena compis

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: