15 consejos para mejorar tus fotos de viajes

¿Os ha pasado alguna vez que cuando volvéis de un viaje y empezáis a ver vuestras fotos os lleváis una gran desilusión?

Sí, ¿no?

Pues a mi también me pasa, o mejor dicho, me pasaba, ya que ahora cuando vuelvo de un viaje, en lugar de decepcionarme, me pasa todo lo contrario. Cada vez estoy más contento con los resultados.

En mis primeros viajes, sin idea alguna de fotografía, disparaba a todo lo que se movía, sin pensar y claro está, que al final te ves con cientos de fotos que realmente no sirven para nada (fotos movidas, oscuras, retratos a contraluz, etc.) y las que si están bien, simplemente son fotos “sosas” o monótonas que prácticamente no transmiten nada.

Ahora bien, ¿qué ha ocurrido en este tiempo para que hayan cambiado tanto los resultados?

Pues como todo en la vida, dedicarle algo de tiempo para aprender ciertos conceptos y cómo no, mucha práctica.

Eso sí, hay que dejar claro que sigo siendo un principiante, con poco más de 2 años desde que me compré mi primera cámara réflex (sigo con ella) y con muchísimas cosas por aprender, porque si hay algo en la fotografía, es que continuamente se aprende.

Así que si yo lo he conseguido, ¿no lo vas hacer tú?

Por ello voy a enumerar 15 consejos o trucos que yo mismo he ido asumiendo y que hoy día son la base en cualquier foto que hago. Ni mucho menos te vas a convertir en el Steve McCurry de la fotografía, pero seguramente te ayudaran a mejorar un poco tus fotografías de viajes.

¡Verás como suben los likes de Instagram! 🙂

1. Lee las instrucciones de tu cámara

Empezamos por el más aburrido de los consejos, pero sin duda uno de los más importantes.

Asegúrate de conocer el potencial de tu cámara, da igual si vas hacer las fotos con el móvil, con una compacta o con tu “poderosa” reflex. (subrayo lo de poderosa porque más adelante hablaremos de este concepto).

Practica con ella los diferentes modos que trae, que tipo o calidad de archivos permite almacenar, si permite hacer las fotos en manual, etc.

Cuando te compras un coche, te sueles leer todo el manual para disfrutar al completo de él, ¿no?

Pues igual.

2. Piensa antes de hacer la foto y aplica la Regla de los Tercios

No vayas como un loco disparando todo lo que veas. Cantidad no es calidad.

Haz las fotos con cabeza, pensando que quieres transmitir con ella e intenta siempre crear una buena composición.

Una de las mejores técnicas para conseguir una buena composición, es la Regla de lo Tercios. Ésta se basa en una aproximación a la proporción áurea, distribuyendo el espacio en la imagen de manera que genera una mayor atracción.

Es algo complicado de entender, pero básicamente es dividir la imagen en 9 partes iguales y colocar al objeto principal en alguna de las 4 intersecciones.

Si por el contrario es un paisaje, asegúrate de estar por debajo de línea vertical inferior (para dar importancia al cielo) o por encima (importancia a la tierra).

Así que ya sabes, antes de disparar, acuérdate de realizar estos encuadres.

Lo agradecerás.

3. Horas mágicas

Aprovecha las mejores horas de luz del día, es decir, las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde.

Como punto estrella los amaneceres y atardeceres, así que antes de partir, consulta a que hora amanece o atardece y así te aseguras de estar en el lugar adecuado, a poder ser en cualquier mirador. Aunque no nos vamos a engañar, somos más de atardeceres que de amaneceres, por lo menos yo. 🙂

Ojo, el espectáculo no termina cuando se pone el Sol. Es justo en ese momento cuando comienzan las denominadas horas azules o mágicas, en el que el horizonte comienza a escupir unos juegos de colores que muy mal lo tienes que hacer para que no te salga una foto bonita. Y encima, si estás en el mirador de una ciudad, verás como poco a poco se va encendiendo la ciudad a tus pies.

4. Líneas rectas

Intenta siempre que las líneas sean rectas, sobre todo las del horizonte.

No sirve de nada hacer un magnífico retrato en la playa si por detrás se ve el horizonte del mar inclinado.

Y aquí no hay excusas, ya que aunque la foto te hubiese salido inclinada, cualquier programa o el mismo visor de imágenes del móvil te permite corregirlo. Eso sí, si lo haces, que se vea que está hecho adrede.

5. Practica antes del viaje

Antes de partir, sal con tu cámara por tu ciudad como si fueses un turista más, sobre todo si no haces fotos con mucha frecuencia.

Siempre, después de un largo tiempo sin hacer fotos, uno se oxida y pierde un poco de práctica, así que te vendrá muy bien hacer unas cuantas fotos para volver a ponerte a punto, algo que agradecerás cuando estés en medio del viaje.

6. Estudia los mejores puntos (miradores)

Siempre reviso en internet lo mejores miradores de la ciudad, pueblo o montaña.

Cualquier ciudad, aunque sea de lo más llana, tendrán sus miradores. Por ejemplo en Berlín, que no hay prácticamente ninguna colina alrededor de la ciudad hay que conformarse con los rascacielos. En cambio si vas a Roma, lo tienes mucho más fácil, ya que desde cualquiera de sus 7 colinas tendrás unas vistas excepcionales.

Sí, estoy enganchado a las vistas panorámicas, pero es algo básico. Siempre desde arriba, las fotos salen mejor.

7. Busca inspiración y aprende de los mejores

Otro punto bastante útil es ver que hacen los mejores fotógrafos en la ciudad que vas a visitar. Esto hoy día es muy fácil, ya que a golpe de ratón tenemos redes sociales exclusivamente dedicadas para las fotos.

Instagram es una de ellas, en el que podrás encontrar perfiles que se dedican a compartir las mejores fotos de cualquier rincón.  Aunque si además de inspiración, quieres llegar más lejos, sin duda inspírate con Flickr y 500px.

IMG_1496

Te vas al buscador, pones el destino o rincón y te saldrán cientos de miles de fotos espectaculares.

IMG_1498

Lo mejor, es que casi siempre puedes consultar los datos exif, es decir, que parámetros han utilizado para tomar la foto:

  • Distancia focal
  • Tiempo exposición
  • Apertura
  • ISO
  • Uso del Flash

Evidentemente, detrás de las foto hay mucho más, pero vienen muy bien para hacerse una idea de que parámetros usar.

Yo, de esta forma, he aprendido bastante. 🙂

8. Dispara en manual

Aquí es cuando rescato lo de “poderosa” réflex.

¿De qué sirve comprarse una cámara de 1.000 € si después vas hacer las fotos en automático?

No os podéis imaginar la de veces que se nos ha puesto alguien al lado (sobre todo en atardeceres y o por la noche) con una de esas cámaras “profesionales” haciendo la foto en automático. Si, pueden salir bien las fotos, pero se pueden ver como los € se desparraman por el suelo.

Obviamente, este consejo no tiene tanta importancia si vas hacer fotos con el móvil o una compacta, aunque os digo, que también se puede. Por ejemplo, hay apps que permiten ajustar los parámetros de la cámara del móvil.

9. Aprender los 3 parámetros básicos

Está claro que para disparar en manual hay que conocer los tres parámetros básicos de la fotografía. Digo básicos, porque hay muchos más.

No entraré en mucho detalle, para eso hay cientos y cientos de páginas y tutoriales en internet.

Los parámetros básicos:

  • Tiempo de exposición: tal y como el nombre dice, es la cantidad de tiempo que la luz está alcanzando al sensor. Cuanto más bajo sea, más rápido tomará la foto, congelando la imagen. Si lo pones en 1/1000, significa que la velocidad es de 0,0001 segundo.

En cambio 4′, serían 4 segundos de exposición y así es como podrás conseguir los         efectos sedas o las estelas de luz de los coches.

  • Apertura del diafragma: o como lo suelo denominar, las “f” y regula la cantidad de luz que pasa del objetivo al sensor. Cuanto más bajo sea, mayor luz entrará. Pero lo más importante es la relación que tiene con la profundidad de campo. ¿Os gustan esos retratos con la cara muy nítida y el fondo borroso? Pues con un “f” muy bajo, lo conseguirás.

  • ISO: es la sensibilidad del sensor y cuanto más alto sea, menos luz necesita la cámara para poder sacar la foto con una buena iluminación. Pero esto tiene un inconveniente: el ruido, esos puntos de colores que empeoran la calidad de la foto. Cuanto más alto sea el valor, mayor ruido.
IMG_8108
Ejemplo de foto con mucho ruido.

El problema, es que no puedes utilizar a tu antojo cada uno de éstos parámetros y un valor extremo de uno de ellos hará que la foto salga muy oscura o muy clara. La clave es conseguir el equilibrio, tal que si subes o bajas uno de ellos, tendrás que ajustar los otros dos para que salga correcta.

Dominando éstos tres parámetros podrás al fin disparar en modo manual.

¡Conseguirás tus primeros fondos desenfocados, efectos sedas y estelas de luz!

10. Dispara en Raw

Olvídate de disparar en JPG y comienza a disparar en RAW ya. A mi me costó tomar la decisión y eso que todo el mundo me lo decía.

¡Qué arrepentido estoy de no haberlo hecho antes!

No lo vamos a negar, disparar en RAW tiene su inconvenientes: cada foto ocupa mucho espacio y hay que revelar la foto a través de programas informáticos como Lightroom.

Sin título

Pero si te tomas las fotos en serio, es un paso de gigante, ya que tendrás toda la información de la foto en bruto, pudiendo, ya en tu casa ajustar parámetros como la exposición, el contrate o el balance de blancos.

Para mí, el procesado de las fotos ya forma parte del viaje.

11. Lleva siempre un trípode

Este “pesado” artículo es la clave. Yo por ejemplo ya no concibo un viaje sin llevar a la espalda un trípode, sobre todo porque lo necesito para hacer las fotos que más me gustan: la larga exposición.

Cuando llega la noche y todo el mundo deja de fotografiar, es cuando salen los “frikis” de la fotografía con sus camarotes y sus trípodes para cazar estelas de luz, efectos seda y todas esas artimañas que parecen magia negra.

No hay misterio.

Ponemos la cámara en el trípode, ajustamos los parámetros (ojo, aquí está la necesidad de disparar en manual) y hacer fotos de varios segundos (e incluso minutos).

Siempre cuento como anécdota el día que estábamos al atardecer en la Torre Montparnasse, con toda la ciudad de París a nuestros píes. Allí estábamos haciendo unas fotos tremendas del atardecer (el Sol ya se había ocultado) con mi pequeña y simple Canon 1100D y lógicamente enganchada al trípode. Justo al lado un chico, con un camarote Canon y ojo, un teleobjetivo Serie L de esos grises que valen un ojo de la cara.

¿Donde está la anécdota?

El chico no llevaba trípode y aaaaamigo, aquí arriba, con tan poca luz, poco te sirve ese mega objetivo. Al final, tuve que prestarle el trípode para que al menos se llevase alguna foto en condiciones. 🙂

12. Haz excursiones a localidades cercanas

Siempre que visito alguna gran ciudad, si estoy más de 3 días, suelo sacrificar uno de ellos para visitar localidades cercanas, perfectas para recorrer en un día. No os podéis imaginar cómo cambia el paisaje y el ambiente a poco kilómetros de estas grandes ciudades.

Por ejemplo, en nuestra última visita a Ámsterdam fuimos a la region de Waterland, a tan sólo 30 km de ésta y sinceramente es un mundo aparte. Casas típicas de madera, pequeñas tiendas de quesos, puertos de pescadores, etc…

Son rincones más tranquilos, no suele haber tanto turista y en definitiva se fotografía mucho más a gusto.

Así que antes de partir, consulta cuáles son las mejores excursiones de 1 día en tu ciudad de destino.

13. Fíjate en los detalles

Y con esto no me refiero a que fotografíes los típicos souvenirs que se repiten ciudad tras ciudad. Más bien me refiero a detalles que representen al lugar que estas visitando como por ejemplo las ventanas, fachadas de los edificios, flores o cualquier cosa que te llame la atención.

Nunca fallará adentrarse en un mercado, cuanto más tradicional sea, mejor. No hay nada mejor que represente a un país que lo que se cuece en sus mercados.

Y cómo no, nunca dejes de fotografiar a la población local. Tal vez es el punto que más me cuesta, ese de acercarme y fotografiar a un desconocido. Intenta pedir permiso, verás como te dará su mejor sonrisa y seguramente una gran foto.

14. Aprovecha cualquier situación meteorológica

Si hay algo que no podemos controlar en un viaje es el clima. No vamos a tener siempre ese Sol radiante que se suelen ver en las postales, pero no es excusa para hacer buenas fotos. Sólo hay que saber encontrar las ventajas.

Por ejemplo, en los días nublados no tendrás esa luz tan fuerte y directa que hay durante el mediodía y que tan mal se lleva con los retratos. Además, las nubes siempre le darán un toque más dramático a tus fotos.

O bien si llueve, aprovecha los charcos, buscando reflejos imposibles o fotografiando las escenas urbanas bajo la lluvia.

Dan mucho juego.

15. Creételo

Termino con el más importante, y es que tienes que auto-convencerte de que eres capaz de hacer buenas fotos.

No tengas miedo a equivocarte, al revés, cuando veas una foto que hayas hecho mal, la analizas y piensa que es lo que falló. Es lo que suelo hacer yo, sobre todo con las fotos antiguas.

Tampoco te limites a pensar que es imprescindible tener una buena cámara para poder hacer buenas fotos. Hay una frase que circula mucho que dice que “la cámara no hace al fotógrafo”.

No te preocupes por no tener el último modelo del mercado y objetivos top. Yo por ejemplo sigo con mi Canon 1100 D, el modelo más simple de las réflex de esta marca y ésto no me limita a conseguir a veces algunas fotos que me siento orgulloso de ellas.

Ojo, que un buen objetivo también ayuda, jejeje.

Con un poco de práctica y empeño, verás como llegan los resultados. Eso sí, cuando empiezan a llegar, ¡¡estarás metido en un mundo que engancha mucho!!

Para mi no hay mejor souvenir que las fotos que me traigo de cada ciudad que visito.

¡Espero que estos 15 consejos ta hayan ayudado!

Anuncios

5 Comments

Add yours →

  1. ¡Muy buen post! nos ha gustado mucho los 15 consejos que nos habéis dado. Intentaremos ponerlos en práctica para mejorar nuestras fotos, por cierto que fotos mas chulas tenéis!!

    Un abrazo 😉

    Le gusta a 1 persona

  2. Muchas gracias me has ayudado mucho. Hay dos cosas que hago fatal: No leer las instrucciones y ser perezosa con el manual. Creo que la base de este error son las prisas. Me lo aplicaré. 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: