Qué ver y hacer en Genalguacil

En pleno corazón de la Serranía de Ronda y rodeado de naturaleza, se esconde este pequeño pueblo blanco que no llega ni a los 500 habitantes.

Se ubica dentro del conocido Valle del Genal y su entramado urbano se asienta sobre un terreno muy abrupto y empinado de extrema belleza. Y es que está rodeado de un frondoso paisaje de montaña compuesto por castaños, alcornoques, quejigos y pinsapos.

Podría ser un pueblo más como los que hay repartidos por toda esta zona, pero Genalguacil es diferente a todos ellos gracias a las obras de arte que decoran sus calles.

Tantas que se ha ganado, con todo derecho, el pseudónimo de Pueblo Museo.

Pero no te vayas a pensar que lo único que merece la pena son estas obras de arte. Y es que, además, es un pueblo precioso, de un blanco inmaculado, calles sinuosas y un entramado urbano que ha logrado conservar toda la esencia de su origen musulmán.

No es de extrañar que por todo ello, haya sido recientemente incluido en la Asociación de Pueblos Más Bonitos de España.

Para nosotros, no hay dudas de que se trata de uno de los pueblos más bonitos no sólo de Málaga, sino de Andalucía y España.

Hay que decir que es un pueblo pequeño, fácilmente visitable en una mañana o tarde, así que se puede combinar perfectamente con otra visita a algunos de los pueblos cercanos como son Jubrique, Gaucín o Alpandeire entre otros.

En esta entrada os contamos todo lo que tenéis que saber sobre este bonito pueblo.

¡Sólo os entrarán ganas de visitarlo!

Historia

Antes de que os contemos que hay que ver y hacer en Genalguacil, es importante conocer brevemente su historia, ya que de esa manera, podremos entender su idiosincrasia.

Su origen se suele situar durante la época fenicia y helénica, en la que ya se tiene constancia de la presencia humana en los llamados Reales Chicos, debido a algunos restos que han sido hallados o por varias minas de oro y plata abandonadas.

Pero realmente fue durante la época musulmana cuando el pueblo tomó su actual fisionomía. Su nombre era Genna-Alwacir, que significa “Jardines del Visir y que más tarde ha derivado a su nombre actual: Genalguacil.

Un nombre complicado de recordar, pero sin duda alguna, muy bonito.

Tras la reconquista por parte de los Reyes Católicos, los musulmanes pudieron seguir viviendo en el pueblo, como en tantas otras localidades del país, hasta que ocurrió la rebelión de 1570. Esta rebelión provocó la expulsión de todos los moriscos y el pueblo fue repoblado por cristianos llegados de otras zonas de castilla.

Una historia paralela y similar a la de tantas localidades que estuvieron bajo dominio musulmán, pero que por suerte han conseguido conservar toda la esencia de aquella época.

Ahora sí, os contamos todo lo que debéis hacer y ver en Genalguacil:

1. Pasear sin rumbo

Con independencia de las obras de arte, la verdadera esencia de Genalguacil es la de perderse y deambular sin rumbo por sus infinitas callejuelas.

Déjate llevar, callejea y descubre los mil y un detalles que esconde este precioso pueblo.

Cómo no, no pueden faltar los maceteros decorando las fachadas con sus buganvillas y geranios.

O sus interminables cuestas.

Curiosea cada uno de sus rincones, incluso aquellos que no llevan a ningún lado.

En definitiva, sumérgete en el embrujo de este entramado laberíntico de origen musulmán.

De verdad, no hay un plan mejor para hacer en Genalguacil.

2. Conocer el origen del Museo al Aire Libre

Como ya hemos comentado, Genalguacil se ha hecho famoso por el gran número de obras de arte que decoran sus calles.

Pero esto, como podéis imaginar, tiene un origen: los Encuentros de Arte.

Se trata de un evento que se creó allá por los años 90 y el cual se viene celebrando cada dos años (años pares).

Así, durante la primera quincena de Agosto, unos 10 prestigiosos artistas, previamente seleccionados, se instalan en el pueblo para producir sus proyectos, con la condición de que luego formen parte del museo al aire libre, siendo instaladas y expuestas de forma permanente en algún lugar del pueblo.

Es así como, poco a poco, el pueblo va engordando su inventario de obras, algunas de ellas muy chulas.

Se trata de un evento en el que los vecinos del pueblo tratan que los artistas se sientan como en casa, creando un fuerte vínculo que perdurará toda la vida y que se traslada al resultado de la obra.

No es de extrañar que rápidamente estas obras se hayan convertido en el mayor reclamo turístico del pueblo.

Justo lo que se pretendía con la iniciativa. Porque el objetivo era doble, aumentar el turismo y combatir la despoblación, ya que estamos ante una de las localidades más aisladas de la provincia.

Hoy día, muchas de las casas se han convertido en talleres de artistas o espacios culturales. Y además, aparte de los Encuentros de Arte, han surgido otras iniciativas como Arte Vivo, Lumen o incluso proyectos individuales.

Está claro que el arte ha llegado a Genalguacil para quedarse.

3. Ver las obras de arte

Ahora sí, nos perdemos por Genalguacil en busca de sus mejores obras.

Caminando por sus callejuelas iremos descubriendo algunas de sus más de 200 obras: esculturas, murales pintados en las fachadas, troncos tallados, cerámicas, fotografías e incluso persianas decoradas.

Lo mejor es ir con los ojos bien abiertos, ya que mires por donde mires, habrá alguna obra.

Para nosotros, éstas fueron las que más nos gustaron:

«Raíces»

Ubicado en una de las entradas del pueblo, se trata de unas de las piezas más conocidas de Genalguacil.

Como podéis ver, en el tronco están tallados los rostros de algunos de los vecinos del pueblo, de ahí el nombre.

Autores: Sofía Ostos y Rafael Ocaña

«Balones Embarcados»

Esta obra nos encantó, aunque hay que decir que está desperdigada por el pueblo.

Y es que en ciertos puntos de Genalguacil podrás ver varias pelotas embarcadas o pinchadas. Pero realmente no son pelotas, sino esculturas de cerámica

Podrás verlas atrapadas en farolas, encima de los tejados e incluso pinchadas en la verja de la iglesia.

¿Cuántas serás capaz de encontrar?

Autor: Miguel Angel Moreno Carretero

«Estoy hasta el moño de subir cuestas»

Otra obra que nos pareció muy graciosa.

Podéis imaginar donde está ubicada la escultura, ¿no?

Autor: Juan Ramón Gimeno

Echando una Escansá»

Si buscas Genalguacil en Instagram, seguramente esta sea la foto más compartida.

Y es que esta obra está en unos de los puntos más coquetos del pueblo, con ese blanco impoluto, la puerta azul y los recovecos de la calle.

Autor: Víctor J. Ara

«Arco del Viento»

Otra de las piezas más chulas.

Ubicada en la Calle San José, se trata de un arco hecho a base de sillas, bicicletas, instrumentos musicales y algún artilugio más.

Muy original y por supuesto, pintoresco.

Autor: Isidro López-Aparicio

«Persianas»

Ésta obra tal vez no sea tan espectacular como las anteriores, pero nos encantó el toque de color que le dan estas persianas pintadas al pueblo.

Y encima, en una de las calles más bonitas: Calle Real.

Autor: José Medina Galeote

Éstas son solo algunas de las obras que nos gustaron, pero como dijimos al principio, son más de 200. Así que seguro que habrá algunas que os gusten más.

Sólo tenéis que buscarlas. 🙂

4. Visitar el Museo de Arte Contemporáneo

Debido al éxito de la iniciativa, en 2004 se construyó este Museo de Arte Contemporáneo, donde se exhiben aquellas obras que no se pueden dejar a la intemperie. Su nombre exacto es Museo de Arte Contemporáneo Fernando Centeno López, en honor al exalcalde que creó e impulsó los Encuentros de Arte.

El edificio es fácilmente distinguible por el lápiz gigante que hay en su fachada.

En su interior, además de las obras fijas, alberga exposiciones itinerantes de otras partes del mundo.

Nosotros, lamentable, no pudimos entrar porque ya estaba cerrado.

💶 Precio:

  • 2 €
  • Gratis menores de 13 años.

🕓 Horario:

  • Invierno: Miércoles a Domingo: 11 a 14 h y 16 a 19 h
  • Verano: Jueves a Domingo: 11 a 14 h y 16 a 20:30 h
  • Agosto: todo los días abierto.
  • Lunes y Martes cerrados

ℹ️ Información:

www.macgenalguacil.com

5. Contemplar la Iglesia de San Pedro Mártir de Verona

El edificio más destacable de Genalguacil, como suele ocurrir en este tipo de pueblos, es su iglesia, la de San Pedro de Verona.

Fue construida en el siglo XVI, aunque poco después fue destruida por la rebelión morisca que se produjo en el año 1570.

No fue hasta el siglo XVIII cuando se reconstruyó bajo estilo barroco e influencia mudéjar. Su interior consta de tres naves separadas por arcos de medio punto y con una sencilla armadura de madera en la nave central.

Su campanario es visible desde cualquier punto del pueblo y es común que esté iluminado de algún color en honor a ciertos eventos o festividades.

La iglesia está ubicada, cómo no, en la plaza más importante del pueblo, la Plaza de la Constitución, el lugar más amplio y donde se reúne todo el pueblo.

6. Terminar la visita en algunos de sus miradores

Genalguacil cuenta con varios miradores que permiten contemplar tanto la espectacularidad del entorno como el perfil blanco del pueblo.

Uno de estos miradores está ubicado precisamente en la Plaza de la Constitución. Es el llamado Mirador de la Plaza y desde él tendrás unas buenas vistas de Sierra Bermeja, Sierra Crestellina y el Valle del Genal. Además podrás ver algunos pueblos que hay salpicados por las colinas como son Casares, Gaucín o Algatocín.

Pero para buenas vistas del pueblo, el Mirador del Lentisco.

Ubicado en la misma carretera de acceso, tendrás ante ti la postal más conocida de Genalguacil.

Fue aquí donde decidimos terminar nuestra visita, viendo como poco a poco se iban iluminando cada una de las casas y calles del pueblo.

Pero no son los únicos miradores.

También está el Mirador de los Poyetes (muy cerca de la Iglesia) o el Mirador de la Huerta.

La verdad, es que cualquier punto del pueblo y alrededores es ya de por sí un mirador.

7. Qué ver cerca de Genalguacil

Como comentamos al principio, Genalguacil se ve fácilmente en una mañana, así que es perfecto para combinarlo con la visita a otro pueblo cercano o lanzarte a la aventura por sus alrededores.

Por ejemplo, muy cerca está Gaucín, otro de esos pueblos blancos que es de obligada visita.

Justamente eso fue lo que hicimos nosotros.

Pero vaya, también están Jubrique, Júzcar, Alpandeire, Benalauría, Algatocín, …

Vamos, ¡pueblos para aburrir!

Si en cambio quieres disfrutar de la naturaleza, pues como puedes imaginar, opciones no te van a faltar.

Y es que desde el mismo pueblo parten varios senderos que te llevarán por bosques de castaños, pinos, alcornoques o pinsapos.

Estas rutas son:

  • PR-A 240: Genalguacil – Prado de la Escribana
  • PR-A 241: Genalguacil – Jubrique
  • PR-A 242: Genalguacil – Los Reales
  • Etapa 27 Gran Senda de Málaga: Benalauría – Genalguacil
  • Etapa 28 Gran Senda de Málaga: Genalguacil – Casares

Y cómo no, si tu visita es en Otoño, no puede faltar una ruta por el Bosque de Cobre.

¡Es una locura el color de los castaños!

Información Práctica

Genalguacil con niños

Genalguacil es un lugar ideal para ir con niños pequeños y os lo decimos por experiencia propia, ya que fuimos con nuestra pequeña Alba cuando tenía año y medio.

Ya os decimos que se lo van a pasar genial.

Lo primero, es que al ser un pueblo tan pequeño, apenas hay tráfico, incluso en las calles principales. Así que podréis estar tranquilos, que correteen libremente.

Alba no paró de ir de una lado para otro, que si cuesta para arriba, que si calle para abajo.

En cuanto a la logística, nosotros fuimos con el carrito y aunque hay algunas cuestas, no tuvimos prácticamente problemas para movernos por el pueblo.

Si en cambio vais con un niño/a un poco más mayor, no tendréis problemas en entretenerlo con tantas obras. Incluso podéis preparar algún tipo de juego para ir encontrando las obras. 🙂

Por cierto, es frecuente que el pueblo organice actividades y talleres para los pequeños. Para ello, infórmate en la web oficial.

¿Cómo llegar a Genalguacil?

No os vamos a engañar: Genalguacil está perdido de la mano de Dios.

Las localidades más cercanas son Ronda a 47 km, Estepona a 33 km y Málaga a 120 km; y para llegar hay que sufrir con las curvas, muuuuchas curvas.

Si eres de los que se marea, mejor tomarse una pastilla de esas para el mareo, porque lo vas a necesitar.

No obstante, llegar a Genalguacil es ya una experiencia en sí y nuestra recomendación es que te tomes el camino con calma, con las ventanillas bajadas y disfrutando del paisaje.

De eso se trata.

Cómo no, la mejor forma es en coche propio. Y no sólo para llegar al pueblo, sino también para poder moverte libremente por toda la Serranía de Ronda.

Por ello, si no dispones de vehículo propio, os animamos a que alquiléis un coche. Reserva un coche de alquiler al mejor precio directamente desde este enlace.

Si por lo que sea no puedes disponer de coche, existe la posibilidad de llegar en transporte público con la línea regular Ronda-Genalguacil que cubre la empresa Transportes Generales Comes. Puedes informarte de los precios y horarios contactando con la Estación de Autobuses de Ronda (952 871 992) o directamente aquí:

www.tgcomes.es

Aparcar en Genalguacil

Esta es posiblemente la tarea más complicada que hacer en Genalguacil ya que el aparcamiento, al igual que en el resto de pueblos de la zona, es escaso.

Justo al comienzo de la Calle Real hay unas cuantas plazas, aunque lo normal es que estén completas.

En ese caso, puedes aparcar un poco antes, a un lado de la carrera o dirigirte a la Calle La Lomilla, donde hay un descampado muy cerca del Museo de Arte Contemporáneo.

¿Dónde comer en Genalguacil?

Nosotros no tuvimos la oportunidad de comer en el pueblo, pero en la mayoría de artículos que hemos leído, recomiendan la Venta las Cruces.

Está ubicado un poco antes de llegar al pueblo, en la misma carretera.

No obstante, en el pueblo también hay varios bares y restaurantes como Casa Mateo, El Patio o El Refugio.

¿Dónde dormir en Genalguacil?

En Genalguacil no hay hoteles, por lo menos a día de hoy, pero si cuenta con algunos alojamientos rurales.

Aquí os dejamos este enlace para reservar al mejor precio.

No obstante, lo frecuente es alojarse en los alrededores, incluso en Ronda. Por ello, nuestra recomendación es que busques el alojamiento de toda la Serranía de Ronda que mejor se adapte a vuestras necesidades.

Página oficial de turismo

Y para una mayor información sobre Genalguacil, siempre podéis consultar:

www.pueblomuseo.com

Cómo podéis ver, Genalguacil es un pueblo que merece mucho la pena visitar.

¡Esperamos que os guste tanto como a nosotros!

1 comentario en “Qué ver y hacer en Genalguacil

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close