La primera vez en … Asia

Si bien normalmente os hablamos sobre las propias experiencias, preparativos o consejos… Esta vez venimos a contaros como desde nuestros cuatro ojos (y no, no nos referimos a las gafas 🙄 ), nuestras cuatro piernas y nuestros dos corazones, hemos vivido el primer contacto en el que era nuestro destino más soñado: Asia

Sin embargo hemos decidido expresarlo por separado, ya que ni los sentimientos ni las impresiones fueron iguales.

¿Os venís a descubrir esta primera vez con nosotros?

“El Inside Out de Lorena”

Todavía cierro los ojos y puedo oler, escuchar y sentir mi primera vez en Asia.

Eran tantos los prejuicios, miedos e incertidumbres que llevaba antes de viajar, que me impedía disfrutar al cien por cien. Es más, lo voy a confesar, mi mayor miedo era la comida. Yo “odiaba” la comida asiática “made in Spain”, por lo que evidentemente, al llegar a Hanoi, en lo primero que me fijé era en donde iba a comer. Cada vez que veíamos un puesto de comida, mi “miedo” iba aumentando, la “higiene” era tan distinta a la nuestra… los olores nada que ver… Así que, nos dieron las 6 de la tarde y todavía no habíamos ni comido…. Fue David el que tomó la iniciativa, y decidió dónde tendríamos el gusto de estrenarnos.  He de decir que estaba enmallada y llevaba todo el día pensando en la comida, pero no me atrevía ni a nombrarla, aunque sabía que el momento llegaría…

¿Pues sabéis qué?, ADORO la comida vietnamita; ADORO el “Pho”, el “Bun cha” , el “Bahn mi” y el resto de comidas típicas que hemos podido probar.

Fue aquí el momento en el que me pregunté: ¿de qué han servido tantos prejuicios y tantos miedos? No han servido de nada, solamente para no disfrutar durante mis primeras horas en Vietnam. Así que dije: Lorena fuera prejuicios e ideas preconcebidas, ha llegado la hora de adentrarse y conocer esta tierra desde lo más profundo.

¡A disfrutar !

Consejo: no compares tu cultura con la suya, pues para mi parecer, es lo peor que puedes hacer. Intenta sentirte como un local más y conocer (desde lo más profundo) sus costumbres, gastronomía, gustos, todo… ¡aprenderás y te sentirás mucho mejor!

A pesar de ello, no todo fue de color de rosa. Conforme iba conociendo su cultura mis sentimientos iban encontrándose cada vez más, pero a la vez tenía más ganas de quedarme allí. Me imaginaba en mi cerebro muñecajos debatiendo como en la película “Inside out”.

Mientras yo salía de uno de los templos de “Ho Chi Minh City”, este pequeño salía de su rutina escolar. Ambos nos interesábamos por nuestras culturas e intercambiábamos gustos y experiencias.

Si tuviera que decidir mi mejor momento, seguro que mis muñecos de “inside out” crearían un camino de emociones hasta  la experiencia vivida en SaPa.  Sin duda os diría que el poder vivir y compartir dos días con la familia de Xyooj [“Chu”] fue lo mejor que me pudo pasar durante todo el viaje.

Una chica, de tan solo 26 años, con una familia de 4 niños adorables (de los cuales os hablaremos más detenidamente en el post de SaPa) nos acogió y nos guió durante dos días completos.

Quizás mi vocación como maestra hizo que esta situación llegase a los más profundo de mi corazón. 

Pero os preguntaréis ¿qué pasó Lorena?, pues realmente no pasó nada, pero pasó mucho.

Simplemente convivimos en casa de ésta familia. Sin embargo, cuando llegamos a su hogar nos preguntamos: ¿cómo pueden ser tan felices con tan poco?.

Realmente no tenían ni un solo capricho, solamente lo necesario. ¿Os imagináis una casa sin mobiliario, sin ropas, sin juguetes, sin lámparas, …?. Pues si, “4 maderas” y mucha, mucha vida.

Aquellos pequeños diablillos hicieron de aquel día el más feliz de mis días vietnamitas. No podía comunicarme verbalmente con ellos, pues no me entendían. Sin embargo, el idioma lúdico es idéntico alrededor del mundo. Pero ¿sabéis qué?, con una sonrisa se llega a todas partes y desde luego que a ellos eso no les faltaba. 🙂

Sus caras de sorpresa al ver nuestras “modernidades” eran alucinantes, pero las nuestras seguramente lo serían más aun viendo y conviviendo con su sencillez y con su felicidad.

Os puedo asegurar que yo salí de aquella casa llorando (no quería irme de su vera) y que ¡todavía lo recuerdo, y me emociono!

Aquella noche mis sentimientos chocaban, los muñecos de mi “inside out” se peleaban…. No podía creerme lo afortunada que había sido durante toda mi vida. Sin embargo, también sentía que nunca había sido capaz de valorar todo lo que había tenido, ni muchos menos capaz de apreciarlo como ellos lo hacían. Un simple boli con una libreta, que para nosotros no es nada, para ellos era un mundo increíble y un bien muy preciado. A día de hoy, cada vez que quiero quejarme de algo, pienso en ellos, en sus pocas quejas, pero sobretodo en su sonrisa.

Podría seguir contado historias sobre esta primera vez, pero me daría para escribir unos cuántos libros…

En definitiva, mi primera vez en Asia me ha servido para eliminar prejuicios y viajar libre; pero a la vez, para vivir un choque sentimental y de ideales que me han hecho crecer como persona. Pero sobre todo, he aprendido a ser feliz con lo que tengo y a intentar tener siempre una sonrisa.

Y tu David, ¿qué nos cuentas sobre tu primera vez en Asia?

“La película de David”

Es interesante como hay momentos en la vida que se quedan grabados en tu cerebro, y sin importar el tiempo que haya pasado, esos recuerdos siempre estarán ahí como si fuesen algo reciente. Son recuerdos tan marcados, que hasta eres capaz de sentirlos, verlos, escucharlos, olerlos y saborearlos.

Sí, todos tenemos recuerdos de este tipo y juntos, dan el contenido a nuestra propia película de “momentos importantes de la vida”. esa película que siempre nos gustará ver una y otra vez. Dentro de mi película, hay fragmentos de muchos viajes que me hacen sacar alguna sonrisa cuando me acuerdo de ellos. Sueños viajeros que al final, gracias a la vida, llegaron a cumplirse.

Nunca olvidaré cuando cogí el primer vuelo de mi vida. Tenía 22 años y aún no había salido de España, algo que quería hacer sí o sí. Cuando puse el pie en ese avión dirección a Milán, supe que nada volvería a ser como antes. Y así fue. Llevo 10 años seguidos saliendo mínimo una vez fuera de España y ojalá siga siendo así mucho tiempo. Tampoco olvidaré aquel primer viaje a Estados Unidos para conocer la ciudad que más admiraba: Nueva York. Estaba tan nervioso y ansioso por llegar, que no era capaz de parar de mirar por la ventanilla para no perderme ningún detalle mientras el avión aterrizaba, a la vez que me decía a mí mismo: ¡buah, ya estás aquí David!. Y como olvidar aquel viaje de Interrail con Lorena, ligeros de equipaje, cambiando de ciudad y país cada dos días disfrutando de la aventura como nunca lo habíamos hecho.

Pues bien, el pasado mes de Octubre cumplí el sueño de viajar a Asia, algo que desde hace unos años se estaba convirtiendo casi en una obsesión. ¿Y sabéis lo mejor?, fue algo que llegó casi de casualidad, donde se alienaron todos los astros haciendo realidad nuestro viaje más ambicioso. Así surgen muchas veces las mejores cosas de la vida: por casualidad.

Casi sin darnos cuenta, estábamos pisando suelo vietnamita, así que era el momento de grabar nuevas escenas para mi “película”.

Y así fue, ¡de hecho más de las que creía!

Nunca olvidaré ese primer día en Hanoi, metidos en medio de ese mercado callejero tan pintoresco con puestos de todo tipo, rodeados de bicicletas y motos. Fueron segundos en el que el cerebro procesaba a cámara lenta, como si estuviera digiriendo la gran cantidad de estímulos que estábamos viviendo.

Tampoco olvidaré ese amanecer desde la cubierta del barco en Halong Bay. Todos dormían y en cambio, ahí estaba yo, absolutamente solo, contemplando como salía el Sol sobre uno de los rincones más bonitos del planeta. Fue un momento de relajación, ayudado por el suave balanceo del barco y el absoluto silencio que solo se rompía por las suaves olas que chocaban contra el casco del barco.

Imposible olvidar los lentos paseos por la ciudad más bonita de Vietnam: Hoi An. En mi cabeza siguen sus farolillos de colores, sus antiguas casas de madera, los templos y por supuesto, sus “white roses”. Posiblemente el mejor plato que he probado en un viaje y sí, era un puesto callejero.

Luego vendría Camboya… ¿Qué os puedo decir yo de Angkor Wat que no sepáis?. Jamás olvidaré aquel primer día perdidos prácticamente solos en Ta Prohm, descubriendo sus detalles; sus estructuras maltrechas y medio derruidas; y sobre todo, como la selva ha reclamado lo que un día fue suyo.


¡Algo mágico!

Y por último Sapa, que tal y como contó Lorena, fue la experiencia más intensa de todo el viaje. Mira que me fascinaron los templos, los paisajes, el bullicio de las ciudades o la preciosidad de la antigua Hoi An; pero la experiencia de poder convivir durante dos días con personas con una cultura tan diferente a la nuestra es ya otra historia.


Xyooj y su familia nos hicieron sentir como en casa, nos enseñaron sus costumbres y como se las apañan para vivir en unas condiciones tan duras. Y lo mejor de todo, es que nos demostraron que nunca hay que perder la sonrisa, sea cual sea la situación.

Es aquí donde he hecho las fotos con más alma, consiguiendo transmitir lo que sentía en ese momento tan especial. Eso sí, buena culpa de ello la tuvieron los cuatro pequeñajos, que se encargaron de robarnos un pequeño trocito de corazón para que tengamos que volver sí o sí.

En definitiva, este viaje ha sido hasta el momento el mejor que he hecho en mi vida y aunque se que vendrán más viajes, ésta siempre será mi primera vez en Asia.

¡Algo que nadie conseguirá borrar de mi “película”!.

De maneras muy distintas habéis podido ver esos sentimientos encontrados en nuestra primera vez, en nuestras películas dirigidas por diferentes directores pero con los mismos actores.

Y vosotros, ¿cómo fue vuestra primera vez?. ¿Qué viaje diríais que fue vuestra primera vez?

Anuncios

7 comentarios en “La primera vez en … Asia

  1. Amé todo! Es demasiado genial lo que vivieron y transmitieron en este post. Y estoy casi segura que se quedan cortos al describirlo. Enhorabuena! Saludos desde Colombia

    Le gusta a 1 persona

    1. Ohh muchas gracias por tu comentario. Nos encanta oír que nuestros textos transmitan tanto. Gracias de corazón! Saludos desde España!

      Me gusta

  2. Un texto brutal!!! Se me han puesto hasta los pelos de gallina!

    Lorena, a mí me pasa con la comida asiática lo mismo. La he probado en España y en otros países europeos y no es algo que ame demasiado, espero que cuando vaya allí me guste algo más 🙂 Vivir esa experiencia con la familia tuvo que ser increíble. Eso es lo bonito de viajar: valorar las pequeñas cosas, conocer gente y eliminar perjuicios.

    Una vez leí un libro que me hizo sentirme plenamente afortunada . Ese sentimiento de saber que al día siguiente tendría casa, comida, y todas esas pequeñas cosas que son imprescindibles en nuestra vida ahora y no valoramos, no se puede explicar. Fue una sensación que me gustaría poder tener más a menudo, esa felicidad real. Eso que tú has sentido en tu viaje 🙂

    David enhorabuena por las fotografías!! 😀 Como dices, las mejores cosas vienen por casualidad y Asia estaba para vosotros en esta ocasión 🙂 Deberíais hacer más post de primeras impresiones, me ha dejado una espinita clavada y una envidia sana muy bonita 🙂

    Un abrazo pareja!!
    PD: Me ha encantado el toque de humor de las gafas jajaj

    Le gusta a 1 persona

    1. Ohhhh muchísimas gracias por tus palabras! De verdad, nos alegra mucho que el post te transporte a aquellos lugares!! Ojalá pronto puedas vivir experiencias de ese tipo en Asia. Son viajes que enriquecen el alma. Gracias!!!

      Me gusta

  3. Gracias por compartir sus experiencias, me encantó leer este post y admirar las fotografías que las acompañan. ¡Saludos!

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchísimas gracias! Nos alegra mucho que el post os transmita lo que hemos vivido. ¡Gracias! ☺️☺️

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close